¿Cómo me tomo mi medicación? Cronofarmacología (o Cronoterapéutica), Cronobiología y Cronopatología II

Reloj-de-Pastillas-para-Adelgazar1

La  CRONOFARMACOLOGÍA O CRONOTERAPÉUTICA es incorporar el conocimiento de los ritmos circadianos a la terapéutica clínica diaria y analizar como varían la eficacia y seguridad de los fármacos según la hora del día en que se administra.

La cronoterapéutica es especialmente relevante:

– Cuando la enfermedad o sus síntomas siguen un patrón circadiano (asma, úlcera gastrointestinal, rinitis alérgica).
– Cuando el índice terapéutico depende de variaciones cronobiológicas (AINE, antineoplásicos), y siempre que el fármaco presente un margen terapéutico estrecho.
– Cuando existan variaciones rítmicas en las propiedades farmacocinéticas y/o en la respuesta del fármaco a lo largo del día (por ejemplo, broncodilatadores, antihipertensivos, antihistamínicos, hipolipemiantes, anticoagulantes, AINE…).
– Las variaciones circadianas en las propiedades farmacocinéticas del fármaco pueden producir variaciones en sus efectos.
– Las concentraciones plasmáticas del fármaco se correlacionan con el efecto terapéutico, y éste presenta variaciones circadianas.
– En la farmacoterapia hormonal, ya que en estas circunstancias se debe reproducir el patrón de secreción endógena.

Ahora comenzaremos a dar respuestas a las preguntas ¿Cuándo me tomo la pastilla?

¿Cuándo me tomo la pastilla del colesterol?

Cuando hablamos de las pastillas del colesterol, nos vamos a referir a las ESTATINAS. En este grupo se incluye simvastatina, pravastatina, lovastatina, fluvastatina, atorvastatina, pitavastatina y rosuvastatina
La síntesis hepática de colesterol y la expresión de los receptores para las lipoproteínas de baja densidad (LDL) tiene lugar entre las 10 p.m. y las 2 a.m. Por ello, se recomienda administrar los inhibidores de la HMG-CoA reductasa por la tarde, a fin de producir la máxima reducción en los niveles circulan- tes de LDL-colesterol.

¿Cuándo me tomo el protector de estómago?

Principalmente se utilizan dos tipos de protectores de estómagos:
Anti-H2: Ranitidina y Famotidina
Inhibidores de la bomba de protones: Omeprazol, Esomeprazol, Lansoprazol, Pantoprazol y Rabeprazol.

La secreción ácida gástrica es máxima entre las 9 y las 12 p.m., y mínima por la mañana. Estos cambios se acentúan en pacientes con úlcera gastrointestinal, en los que las molestias (o dolor) epigástricas suelen comenzar o empeorar en las primeras horas del sueño. Además, los mecanismos de defensa de la mucosa gástrica parecen seguir también un ritmo circadiano, lo que podría explicar por qué las lesiones mucosas son mayores cuando la aspirina se administra a las 10 a.m. que cuando se administra a las 8 p.m. Por ello, se recomienda administrar los antagonistas H2 coincidiendo con la cena, cuando la secreción ácida está aumentando. Los inhibidores de la bomba de protones producen una inhibición irreversible que se prolonga durante más de 24 horas, por lo que pueden administrarse a cualquier hora del día.

¿Cuándo me tomo la pastilla de la tensión?

La principal recomendación es utilizar fármacos y/o formulaciones galénicas que permitan controlar la presión arterial a lo largo de las 24 horas. Tradicionalmente se recomienda administrar el fármaco antihipertensivo a primeras horas de la mañana; sin embargo, en pacientes tratados con dos o más fármacos antihipertensivos, puede ser preferible administrar uno de ellos por la tarde, a fin de asegurar un control adecuado de la presión arterial durante el sueño y en las primeras horas de la mañana, justo cuando el riesgo de complicaciones cardiovasculares es más alto.

¿Cuándo me tomo el ácido acetilsalicílico (dosis de antiagregante)?

La aspirina produce una menor irritación de la mucosa gástrica cuando se administra por la noche, por lo que parece lógico administrarla en horario nocturno; ello permite, además, prevenir el aumento de agregación plaquetaria y los cuadros de oclusión coronaria e infarto de miocardio que aparecen a primeras horas de la mañana.

¿Cuándo me tomo la pastilla de la alergia?

Los síntomas de la rinitis alérgica (rinorrea, estornudos, congestión y prurito nasal) suelen ser más intensos en las primeras horas del día. La reducción de la rinorrea y de la congestión nasal en la rinitis alérgica es mayor cuando los antihistamínicos H1 se administran por la tarde o por la noche (ello minimiza el riesgo de somnolencia), incluso aunque se utilicen formulaciones de semivida prolongada o de liberación sostenida. Igualmente, su efectividad para reducir las manifestaciones dérmicas de hipersensibilidad inmediata (eritema) inducidas por alérgenos es máxima cuando se administran por la tarde y mínima cuando se hace entre las 7 y las 11 a.m.

¿Cuándo me tomo la pastilla del calcio?

Si el calcio ha de tomarse 2 veces al día, recomendamos que sea cada 12 horas. Si en cambio es  una vez al día existe una teoría, no demostrada con evidencia científica, donde se aconseja tomar el calcio por la noche. La teoría se basa en que la paratohormona (hormona encargada de la resorción ósea) tiene un ritmo circadiano, con mayor actividad nocturna. Pero esta hormona es dependiente de la concentración de calcio. Así cuanto mayor es la concentración de calcio, menor actividad presenta esta hormona.

Anuncios

Colesterol alto. ¿Qué puedo comer?

Definición

El colesterol y los triglicéridos son lípidos insolusble en medio acuoso. Al ser insoluble en medio acuoso necesitan de unas proteínas específicas para su transporte llamadas apoproteínas. Éstas rodean las moléculas de colesterol y triglicéridos de una capa hidrófila posibilitando su transporte a lo largo del organismo. Este conjunto de apoproteínas, colesterol y triglicéridos se denomina lipoproteínas.

estructura llipoproteina

 

Existen cuatro tipos principales de lipoproteínas atendiendo a la concentración alcanzada por sus diversos compuestos lipídicos y proteicos.

  • Lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL).
  • Lipoproteínas de  baja densidad (LDL). Clásicamente se le ha llamado “colesterol malo” debido a que esta lipoproteína es la encargada de transportar el colesterol por las arterias y venas del organismo.
  • Lipoproteínas de alta densidad (HDL). En este caso hablamos de “colesterol bueno” ya que esta lipoproteína es la encargada de transportar el colesterol al hígado para su metabolización.
  • Quilomicrones.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza con la detección en ayunas de niveles elevados de colesterol y/o triglicéridos por encima de unos valores predeterminados por las autoridades sanitarias correspondientes. Esa detección se hace solicitando una bioquímica en un análisis de sangre. Los valores anormales en el colesterol comienzan al superar los 200mg/dl y en el caso de triglicéridos los 150 mg/dL. En esta bioquímica también se analiza las lipoproteínas de alta y baja densidad (HDL y LDL) siendo los valores anormales los >35mg/dl en HDL y >100mg/dl en LDL. Es importante valorar el ratio LDL/HDL y colesterol total/HDL ya que miden el riesgo aterogénico.

Tratamiento

El tratamiento se establece según las cifras obtenidas en la bioquímica. Como norma general en todos los pacientes hay una restricción de la dieta. A esta dieta se le puede incorporar fármacos que ayude a disminuir las cifras de colesterol. Los fármacos usados se engloban en un grupo denominado “estatinas” que actúan a nivel de metabolismo del colesterol y triglicéridos.

A continuación detallamos las restricciones en la dieta que se le recomienda a un paciente con hipercolesterolemia.

Alimentos frescos y congelados

Consumo diario

Consumo moderado

Consumo esporádico

PERMITIDOS
todos los días

A LIMITAR
máximo 2-3 veces x semana

DESACONSEJADOS
sólo excepcionalmente

Cereales

Harinas, *pan, cereales, *arroz (mejor integrales), maíz, *pastas, galletas integrales

Cereales con azúcar,
*Pasta italiana con huevo y *bollería y galletas preparadas con aceite de oliva o de semilla

Bollería, croissants, ensaimadas, magdalenas, donuts, galletas y bollería industrial preparada con grasas no recomendables

Frutas,
verduras y legumbres

Todas.
Legumbres especialmente recomendadas

*Aceitunas, *aguacates, *patatas fritas en aceite de oliva o de semilla

Patatas chips o patatas o verduras fritas en aceites inadecuados. Coco

*Frutos secos

Nueces, ciruelas pasas, albaricoques, dátiles, pipas de girasol sin sal

Almendras, castañas, avellanas, cacahuetes

Cacahuetes salados, coco y pipas de girasol saladas

Huevos,
leche y
derivados

Leche desnatada, yogurt y productos elaborados con leche desnatada, clara de huevo, flanes sin huevo

Huevo entero (3 x semana)
Queso fresco o con bajo contenido graso, requesón.  Leche y yogurt semidesnatado

Leche entera, nata, crema, flanes de huevo, quesos duros y cremosos

Pescados y Mariscos

Pescado blanco y *azul, *atún en lata, salmón ahumado, marisco bivalvo (mejillones, almejas, chirlas, ostras,…)

Bacalao salado, *sardinas y caballa en lata (en aceite de oliva), calamares, gambas, langostinos, cangrejos (marisco)

Huevas de pescado, pescado frito en aceite o grasas no recomendadas, mojama

Carnes rojas(1)

Ternera, buey, vaca, cerdo, caballo, cordero (partes magras), jamón serrano (partes magras), salchichas de pollo o ternera

Embutidos, beicon, hamburguesas, salchichas frankfurts, patés, vísceras, despojos

Aves y caza

Conejo, pollo y pavo sin piel. Venado, Caza menor

Ganso, Pato

Grasas y aceites

Aceites de oliva

Aceites de semillas (girasol, maiz…) y margarina vegetal (sin ácidos grasos trans

Mantequilla, margarinas sólidas, manteca de cerdo, unto, tocino, sebo, aceites de palma y de coco

Postres

*Mermeladas, *miel, *azúcar, repostería casera: sorbetes (helados), tartas y pasteles (preparados con leche descremada y margarina)

Caramelos, flan sin huevo, frutas en almíbar, turrón, mazapán, bizcochos caseros y dulces hechos con aceite de oliva o semilla

Chocolates y pasteles.
Postres con leche entera, huevo y nata o mantequilla. Tartas comerciales

Bebidas

Agua mineral, *zumos naturales, infusiones,
Café y té: 3 al día
Vinos: 2 al día

Bebidas y refrescos ligeras sin azúcar

Bebidas ligeras azucaradas, sopas de sobre o lata

Especias y salsas

Pimienta, mostaza, hierbas, sofritos, vinagre, alioli

Mahonesa y besamel

Salsas hechas con mantequilla, margarina, leche entera y grasas animales (huevo y/o grasa de cerdo)

Nota: la dieta debe modificarse en caso de diabetes, obesidad, hiperuricemia o hipertensión.
* Los alimentos señalados con un asterisco, debido a su riqueza calórica, deben limitarse en pacientes con sobrepeso o hipertrigliceridemia.