HIPERTIROIDISMO SUBCLÍNICO

El hipertiroidismo subclínico se define como una concentración de TSH por debajo del límite de referencia asociado a niveles séricos normales de T4 libre y T3 libre.

Es un trastorno menos común que el hipotiroidismo subclínico; si se considera una concentración de TSH < 0,4 mUI/L, el 3,2 % de la población tiene hipertiroidismo subclínico. Si se considera una concentración de TSH < 0,1 mUI/L, la prevalencia disminuye al 0,7%. Es más frecuente en mujeres, raza negra, ancianos y en individuos que ingieren poco yodo con la dieta.

Los factores que incrementan el riesgo de hipertiroidismo subclínico son: presencia de bocio, antecedentes familiares o personales de enfermedad tiroidea, fibrilación auricular y/o ingestión de medicamentos que contienen yodo.
Etiología y diagnóstico del hipertiroidismo subclínico 
El hipertiroidismo subclínico puede estar causado por factores exógenos o endógenos. La afectación tisular es similar sea cual sea la causa que lo produce, y principalmente depende de la duración de la enfermedad.

. • La forma exógena del hipertiroidismo subclínico está relacionada con la terapia supresiva de TSH con levotiroxina para un hipotiroidismo o un cáncer diferenciado de tiroides. Además, la TSH puede estar suprimida inintencionadamente durante el tratamiento sustitutivo con hormona tiroidea en el 20% de los pacientes hipotiroideos.

El hipertiroidismo subclínico endógeno tiene las mismas causas que la tirotoxicosis: enfermedad de Graves, adenoma tiroideo con funcionalidad autónoma, y bocio multinodular. Las dos últimas causas son frecuentes en ancianos y en zonas con déficit de yodo.

Para el diagnóstico y tratamiento, se suelen dividir los pacientes con hipertiroidismo subclínico en dos grupos: aquellos con niveles de TSH entre 0,1 y 0,45 mUI/L y aquellos con niveles de TSH < 0,1 mUI/L.

–  Individuos con TSH comprendida entre 0,1-0,45 mUI/L: si la TSH obtenida está dentro de este margen, se debe realizar otra medida de confirmación en los tres meses siguientes, o a las dos semanas para pacientes con fibrilación auricular, enfermedad cardiaca u otras enfermedades importantes. Se recomienda la determinación de T4 libre y de T3 libre o total.

 Individuos con niveles de TSH < 0,1 mUI/L: debe repetirse la medida, junto con la de T4 libre y T3 total o libre dentro del primer mes tras la primera determinación. Si el paciente tiene síntomas o signos de enfermedad cardiaca, fibrilación auricular u otros problemas que requieran un diagnóstico y tratamiento urgentes, estas pruebas deben realizarse dentro de un menor intervalo de tiempo.

–  En el caso de hipertiroidismo subclínico endógeno se recomienda en primer lugar determinar la causa del mismo. 
Es importante tener en cuenta que la disminución en los niveles de TSH no siempre reflejan un hipertiroidismo subclínico. Otras causas de esta disminución pueden ser alteración hipotalámica o hipofisaria, condiciones patológicas no tiroideas, tratamiento con glucocorticoides, dopamina o amiodarona. Los pacientes con fallo hipotalámico o hipofisario (incluyendo la anorexia nerviosa), tienen con frecuencia niveles bajos de TSH, aunque los niveles de T4 libre también suelen estar por debajo de la normalidad. Además la TSH puede estar disminuida en algunos pacientes ancianos como consecuencia de la disminución del aclaramiento de hormona tiroidea debido a la edad. 
Consecuencias del hipertiroidismo subclínico 
El hipertiroidismo subclínico puede reducir la calidad de vida, afectar los componentes psico-somáticos del bienestar y producir signos y síntomas relevantes de exceso de hormona tiroidea. Podría producir efectos importantes a nivel cardiovascular, asociándose con un mayor riesgo de arritmia supraventricular, hipertrofia ventricular izquierda, a menudo acompañada de una función diastólica alterada y a veces de una reducción de la capacidad sistólica en el esfuerzo. Estas anormalidades suelen preceder el establecimiento de enfermedades cardiovasculares más graves que contribuyen a una mayor morbi-mortalidad observada en estos pacientes. Además el hipertiroidismo subclínico puede acelerar el desarrollo de osteoporosis e incrementar la vulnerabilidad ósea, particularmente en mujeres postmenopáusicas y con cierta predisposición. En un estudio del año 2000 se asocia el hipertiroidismo subclínico con un mayor riesgo de demencia y alzheimer. En muchos de estos aspectos existe un riesgo potencial, ya que el riesgo real aún no está totalmente demostrado.

Tratamiento del hipertiroidismo subclínico

El tratamiento del hipertiroidismo subclínico es igual al del hipertiroidismo franco.

-Hipertiroidismo subclínico exógeno con TSH de 0,1 y 0,45 mUI/L y TSH < 0,1mUI/L

Cuando la TSH está dentro de este margen en un individuo tratado con levotiroxina, se debe revisar la indicación del tratamiento. Muchos pacientes con cáncer o nódulos tiroideos requieren la supresión de TSH. Cuando la levotiroxina es prescrita para un hipotiroidismo en ausencia de cáncer o nódulos tiroideos, se recomienda disminuir la dosis para conseguir unos niveles de TSH dentro del margen normal.

-Hipertiroidismo subclínico endógeno con TSH entre 0,1 y 0,45 mUI/L

No se recomienda tratamiento de forma rutinaria para los pacientes con ligera disminución de TSH. No existe suficiente evidencia para establecer una clara asociación entre este grado de hipertiroidismo subclínico y resultados negativos como fibrilación auricular. En pacientes ancianos, debido a un posible incremento de mortalidad cardiovascular, el médico podría considerar el tratamiento, a pesar de la ausencia de resultados que lo recomienden en estudios de intervención.

-Hipertiroidismo subclínico endógeno con TSH < 0,1 mUI/L

El hipertiroidismo subclínico debido a tiroiditis destructivas se resuelve espontáneamente. El tratamiento debe ser considerado cuando la causa sea la enfermedad de Graves o la enfermedad tiroidea nodular. De modo específico, debe considerarse el tratamiento en pacientes mayores de 60 años con un riesgo elevado de enfermedad cardiaca, osteopenia, osteoporosis, o con síntomas de hipertiroidismo. En pacientes jóvenes con niveles persistentes de TSH <0,1 mUI/L se recomienda el tratamiento o el seguimiento en función de otras consideraciones individuales.

Si quieres saber más acerca del tiroides:

¿Qué es el tiroides? https://botiquindesalud.com/2015/04/19/que-es-el-tiroides-efectos-de-sus-hormonas-tiroxina-t3-y-triyodotironina-t4-regulacion-de-la-funcion-tiroidea-tsh-y-trh/

Hipotiroidismo https://botiquindesalud.com/2015/04/19/hipotiroidismo-causas-hashimoto-por-farmacos-y-tratamiento/

Hipotiroidismo subclínico https://botiquindesalud.com/2015/04/19/hipotiroidismo-subclinico-causas-y-tratamiento/

Hipertiroidismo https://botiquindesalud.com/2015/04/19/hipertiroidismo-tirotoxicosis-causas-y-tratamiento/

Tiroides en el embarazo (Hipertiroidismo e hipotiroidismo) https://botiquindesalud.com/2015/04/20/tiroides-en-el-embarazo-hipertiroidismo-e-hipotiroidismo/

Fuente:

García Jiménez E, Ocaña Arenas A, Torres Antiñolo A. Guía de seguimiento farmacoterapéutico en hipotiroidismo e hipertiroidismo, 2007

Biomarcadores para el Alzheimer en un simple análisis de sangre. Diagnóstico precoz con una exactitud del 90%.

sangre

Pronto será posible predecir con una exactitud del 90% si una persona desarrollará la enfermedad de Alzheimer (EA) o deterioro cognitivo leve amnésico (DCL) en un plazo de 3 años y todo con tan sólo una analítica de sangre.

Un estudio publicado recientemente en la revista Nature Medicine describe este hallazgo. Es la primera vez que se definen unos marcadores eficaces en sangre con los que poder hacer un diagnóstico precoz de EA.

Los Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Georgetown, en Washington, Estados Unidos han conseguido identificar diez lípidos relacionados con la muerte de células neuronales. Los investigadores creen que esta prueba puede estar lista en menos de dos años y que su uso no se centrará exclusivamente en el diagnóstico precoz de la EA.

“El panel de lípidos fue capaz de distinguir con el 90 por ciento de exactitud estos dos grupos distintos: los participantes cognitivamente normales que podrían progresar a DCL o EA en los siguientes dos o tres años y los que se mantendrán normales en un futuro cercano”, destaca  Howard J. Federoff, profesor de Neurología y vicepresidente ejecutivo de Ciencias de la Salud en Georgetown

Este importante hallazgo podría modificar por completo el tratamiento de la EA como lo conocemos actualemente ya que esta prueba nos ofrecería la posibilidad de hacer un cribado en la población para detectar individuos susceptibles de desarrollar la enfermedad en unos años. El tratamiento se centraría, por lo tanto, en desarrollar fármacos que actúen en la fase preclínica evitando la muerte de tejido neuronal y por consiguiente la aparición de deterioro cognitivo.

En esta linea Federoff augura “Creemos que nuestros resultados son un paso importante hacia la comercialización de una prueba de biomarcadores de la enfermedad preclínica que podría ser útil para el cribado a gran escala con el fin de identificar individuos en riesgo”, además añade “Estamos diseñando un ensayo clínico en el que vamos a utilizar este listado para identificar a las personas en alto riesgo de Alzheimer con el fin de probar un agente terapéutico que pueda retrasar o prevenir la aparición de la enfermedad”.

Cambios en el liquido cefalorraquídeo (LCR) posible fuente de biomarcadores para el diagnóstico precoz de la Enfermedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un proceso degenerativo que afecta al sistema nervioso central deteriorando la red neuronal, disminuyendo progresivamente todas las funciones intelectuales.

Diferentes estudios muestran evidencias de que la enfermedad comienza mucho antes de la aparición de la sintomatología degenerativa. Se cree que hay una fase preclínica asintomática. Recientemente se ha publicado en la revista Science unas investigaciones que se centran en el esudio de esta fase preclínica con el objetivo de encontrar biomarcadores para en un futuro diseñar pruebas diagnóticas que nos permitan una detección precoz de la enfermedad.

Para ello se estudiaron familias que tuvieran mutaciones autosómicas dominantes de la EA en las que las probabilidades que uno de sus miembros termine desarrollando la enfermedad es altísima. Se recogieron muestras de plasma, líquido cefalorraquídeo (LCR) e imagenes in-vivo del peptido amiloide.

Los resultados mostraron unas concentraciones bajas en LCR del peptido amiloide. Cuanto menos peptido amiloide en el LCR mas posibilidades hay de que éste genere fibras amiloides y por consiguiente desarrolle la enfermedad.

También se encontraron concentraciones altas de proteína tau, tau-p (tau fosforilada), y VILIP-1 (visinin-like protein-1) todos ellos marcadores de degeneración de la red neuronal.

formacion y liberacion peptido amiloide

Las proteínas tau en condiciones normales estabilizan los microtúbulos. Cuando se encuentran hiperfosforiladas como es el caso de las que se encuentran en los ovillos neurofibrilares, disminuye su interacción con los microtúbulos y los desestabilizan.

Estos resultados se recogieron en pacientes asintomáticos, sin ningún tipo de deficit cognitivo, susceptibles de generar la enfermedad en un plazo estimado de 10 a 20 años (edad estimada de aparición de los síntomas=EAS).

Se ha podido comprobar que las conecntraciones de estos marcadores disminuyen considerablemente cuando comienzan a aparecer los síntomas neurodegenerativos (después de la EAS) lo que sugiere una ralentización de los procesos agudos de degeneración neuronal a medida que avanza la fase sintomática de la enfermedad.

Todos estos resultados nos confirman la necesidad de verificar estos patrones de concentraciones de estos marcadores a medida que avance la enfermedad para poder definir un biomarcador neurodegenterativo eficaz para su estudio en futuros ensayos clínicos.

La vacuna ABvac40 contra el Alzheimer ya se prueba en humanos.

La empresa Araclon Biotech, bajo la dirección científica de Manuel Sarasa, inició en enero un ensayo clínico de fase I con la vacuna ABvac40 contra la enfermedad de Alzheimer no presentando hasta el momento ningún efecto adverso en los pacientes en los que se administró la vacuna.

En este ensayo clínico no valora la eficacia sino la seguridad y tolerancia de la vacuna en pacientes con enfermedad de Alzheimer leve o moderado.El ensayo clínico está coordinado por la Fundació ACE, se realiza en Barcelona bajo la supervisión de la doctora Mercé Boada, y es un estudio ciego sobre un total de 24 personas: 16 pacientes diagnosticados y en estadio leve y ocho pacientes que reciben placebo. Está previsto que finalice en 2015.

El mecanismo de acción consiste en inmunizar a la masa neuronal del péptido β-amiloide (40 y 42). Este péptido está implicado en el desarrollo de la enfermedad provocando degeneración neuronal en los cerebros de los pacientes afectados.

El APP se libera al espacio exracelular a través de una secretasa (α). Éste APP no es amiloidogénico. El APP puede tomar una ruta alternativa siendo procesado por otro tipo de secretasas (β y γ) produciendo Aβ que puede permanecer en estado soluble pasando al líquido cefalorraquideo (LCR) o agregarse formando fibras amiloides insolubles.

El APP se libera al espacio extracelular a través de una secretasa (α). Éste APP no es amiloidogénico.
El APP puede tomar una ruta alternativa siendo procesado por otro tipo de secretasas (β y γ) produciendo Aβ que puede permanecer en estado soluble pasando al líquido cefalorraquideo (LCR) o agregarse formando fibras amiloides insolubles.

Sarasa ha remarcado que los resultados de esta fase “no los sabremos hasta el año que viene, cuando hayan pasado todos los pacientes. Ahora lo único que sabemos es que no ha habido ningún efecto adverso, que es lo importante“, pero no conocen otros detalles de las pruebas. Una vez que se conozcan los resultados se iniciará una segunda fase, para analizar su funcionamiento, “si se ha estimulado el sistema inmunitario” de los pacientes o no, y aplicar distintas dosis, si bien “eso lo sabremos en año y medio“, ha recalcado.

Enfermedad de Alzheimer (familiar).SORLA/SORL1….un importante descubrimiento.

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un proceso degenerativo que afecta al sistema nervioso central deteriorando la red neuronal disminuyendo progresivamente todas las funciones intelectuales.

La enfermedad de Alzheimer familiar es una variante de la patología que se transmite genéticamente. Se estima que un 40% de los pacientes con EA presentan antecedentes familiares.

Dos procesos degenerativos caracterizan esta patología:

  • La amiloidogénesis, que corresponde a la formación de filamentos de péptido β-amiloide (Aβ) en forma de depósitos extracelulares a partir de la proteína APP (amyloid protein precursor = proteína precursora del amiloide).  Es esencialmente el resultado de una disfunción del APP que induce la neurotoxicidad de Aβ generando depósitos de fibras amiloides insolubles que provocan la degeneración neurofibrilar.
    formacion y liberacion peptido amiloide
    El APP se libera al espacio exracelular a través de una secretasa (α). Éste APP no es amiloidogénico.
    El APP puede tomar una ruta alternativa siendo procesado por otro tipo de secretasas (β y γ) produciendo Aβ que puede permanecer en estado soluble pasando al líquido cefalorraquideo (LCR) o agregarse formando fibras amiloides insolubles.
  • La degeneración neurofibrilar, resultado de la agregación intraneuronal de filamentos de proteínas tau patológicas. Se produce una hiperfosforilación de la proteína tau [proteína asociada a los microtúbulos (MAP)] que causa la alteración del citoesqueleto que conduce a la formación de los ovillos neurofibrilares­ produciéndose la degeneración neuronal.
Las proteínas tau en condiciones normales estabilizan los microtúbulos. Cuando se encuentran hiperfosforiladas como es el caso de las que se encuentran en los ovillos neurofibrilares, disminuye su interacción con los microtúbulos y los desestabilizan.

Las proteínas tau en condiciones normales estabilizan los microtúbulos. Cuando se encuentran hiperfosforiladas como es el caso de las que se encuentran en los ovillos neurofibrilares, disminuye su interacción con los microtúbulos y los desestabilizan.

Los últimos hallazgos publicados se relacionan con un receptor neuronal llamado SORLA. Este receptor está íntimamente relacionado con la proteína precursora del amiloide (APP). En modelos de la enfermedad en ratones se ha podido comprobar que SORLA esta relacionado inversamente proporcional con el péptido Aβ. En las investigaciones se publica que en modelos en los que había una sobreexpresión del receptor SORLA los cerebros de estos ratones presentaban menor concentraciones de Aβ.

Estos hallazgos sugieren que la elevación en la expresión de este receptor podría ser una estrategia terapéutica útil para disminuir la síntesis de productos amiloidogénicos en el cerebro de los pacientes afectados.

Fuentes: S. Caglayan, S. Takagi-Niidome, F. Liao, A. Carlo, V. Schmidt, T. Burgert, Y. Kitago, E. Füchtbauer, A. Füchtbauer, D. M. Holtzman, J. Takagi, T. E. Willnow, Lysosomal Sorting of Amyloid-β by the SORLA Receptor Is Impaired by a Familial Alzheimer’s Disease Mutation. Sci. Transl. Med. 6, 223ra20 (2014).