¿Cómo me tomo mi medicación? Cronofarmacología (o Cronoterapéutica), Cronobiología y Cronopatología II

Reloj-de-Pastillas-para-Adelgazar1

La  CRONOFARMACOLOGÍA O CRONOTERAPÉUTICA es incorporar el conocimiento de los ritmos circadianos a la terapéutica clínica diaria y analizar como varían la eficacia y seguridad de los fármacos según la hora del día en que se administra.

La cronoterapéutica es especialmente relevante:

– Cuando la enfermedad o sus síntomas siguen un patrón circadiano (asma, úlcera gastrointestinal, rinitis alérgica).
– Cuando el índice terapéutico depende de variaciones cronobiológicas (AINE, antineoplásicos), y siempre que el fármaco presente un margen terapéutico estrecho.
– Cuando existan variaciones rítmicas en las propiedades farmacocinéticas y/o en la respuesta del fármaco a lo largo del día (por ejemplo, broncodilatadores, antihipertensivos, antihistamínicos, hipolipemiantes, anticoagulantes, AINE…).
– Las variaciones circadianas en las propiedades farmacocinéticas del fármaco pueden producir variaciones en sus efectos.
– Las concentraciones plasmáticas del fármaco se correlacionan con el efecto terapéutico, y éste presenta variaciones circadianas.
– En la farmacoterapia hormonal, ya que en estas circunstancias se debe reproducir el patrón de secreción endógena.

Ahora comenzaremos a dar respuestas a las preguntas ¿Cuándo me tomo la pastilla?

¿Cuándo me tomo la pastilla del colesterol?

Cuando hablamos de las pastillas del colesterol, nos vamos a referir a las ESTATINAS. En este grupo se incluye simvastatina, pravastatina, lovastatina, fluvastatina, atorvastatina, pitavastatina y rosuvastatina
La síntesis hepática de colesterol y la expresión de los receptores para las lipoproteínas de baja densidad (LDL) tiene lugar entre las 10 p.m. y las 2 a.m. Por ello, se recomienda administrar los inhibidores de la HMG-CoA reductasa por la tarde, a fin de producir la máxima reducción en los niveles circulan- tes de LDL-colesterol.

¿Cuándo me tomo el protector de estómago?

Principalmente se utilizan dos tipos de protectores de estómagos:
Anti-H2: Ranitidina y Famotidina
Inhibidores de la bomba de protones: Omeprazol, Esomeprazol, Lansoprazol, Pantoprazol y Rabeprazol.

La secreción ácida gástrica es máxima entre las 9 y las 12 p.m., y mínima por la mañana. Estos cambios se acentúan en pacientes con úlcera gastrointestinal, en los que las molestias (o dolor) epigástricas suelen comenzar o empeorar en las primeras horas del sueño. Además, los mecanismos de defensa de la mucosa gástrica parecen seguir también un ritmo circadiano, lo que podría explicar por qué las lesiones mucosas son mayores cuando la aspirina se administra a las 10 a.m. que cuando se administra a las 8 p.m. Por ello, se recomienda administrar los antagonistas H2 coincidiendo con la cena, cuando la secreción ácida está aumentando. Los inhibidores de la bomba de protones producen una inhibición irreversible que se prolonga durante más de 24 horas, por lo que pueden administrarse a cualquier hora del día.

¿Cuándo me tomo la pastilla de la tensión?

La principal recomendación es utilizar fármacos y/o formulaciones galénicas que permitan controlar la presión arterial a lo largo de las 24 horas. Tradicionalmente se recomienda administrar el fármaco antihipertensivo a primeras horas de la mañana; sin embargo, en pacientes tratados con dos o más fármacos antihipertensivos, puede ser preferible administrar uno de ellos por la tarde, a fin de asegurar un control adecuado de la presión arterial durante el sueño y en las primeras horas de la mañana, justo cuando el riesgo de complicaciones cardiovasculares es más alto.

¿Cuándo me tomo el ácido acetilsalicílico (dosis de antiagregante)?

La aspirina produce una menor irritación de la mucosa gástrica cuando se administra por la noche, por lo que parece lógico administrarla en horario nocturno; ello permite, además, prevenir el aumento de agregación plaquetaria y los cuadros de oclusión coronaria e infarto de miocardio que aparecen a primeras horas de la mañana.

¿Cuándo me tomo la pastilla de la alergia?

Los síntomas de la rinitis alérgica (rinorrea, estornudos, congestión y prurito nasal) suelen ser más intensos en las primeras horas del día. La reducción de la rinorrea y de la congestión nasal en la rinitis alérgica es mayor cuando los antihistamínicos H1 se administran por la tarde o por la noche (ello minimiza el riesgo de somnolencia), incluso aunque se utilicen formulaciones de semivida prolongada o de liberación sostenida. Igualmente, su efectividad para reducir las manifestaciones dérmicas de hipersensibilidad inmediata (eritema) inducidas por alérgenos es máxima cuando se administran por la tarde y mínima cuando se hace entre las 7 y las 11 a.m.

¿Cuándo me tomo la pastilla del calcio?

Si el calcio ha de tomarse 2 veces al día, recomendamos que sea cada 12 horas. Si en cambio es  una vez al día existe una teoría, no demostrada con evidencia científica, donde se aconseja tomar el calcio por la noche. La teoría se basa en que la paratohormona (hormona encargada de la resorción ósea) tiene un ritmo circadiano, con mayor actividad nocturna. Pero esta hormona es dependiente de la concentración de calcio. Así cuanto mayor es la concentración de calcio, menor actividad presenta esta hormona.

Anuncios

¿Cómo me tomo mi medicación? Cronofarmacología (o Cronoterapéutica), Cronobiología y Cronopatología I

Reloj-de-Pastillas-para-Adelgazar1

¿Esta pastilla me la tomo por la mañana? ¿O esta pastilla me la tomo por la noche?….. En las próximas dos entradas vamos a intentar explicar qué es la cronofarmacología, y por tanto cuál es el mejor momento para tomar la medicación de las principales patologías.

Esta entrada es muy extensa. Así que la vamos a dividir en dos partes. En la primera explicaremos qué es la cronobiología y la cronopatología. Y en la segunda entrada explicaremos qué es la cronofarmacología (o cronoterapéutica).

La CRONOBIOLOGÍA es la disciplina que estudia los ritmos biológicos, esto es, las variaciones de las funciones biológicas en el curso del tiempo. Los ritmos biológicos más estudiados y de mayor importancia son los ritmos circadianos, es decir, aquellos que se producen a lo largo de las 24 horas del día. Muchos parámetros biológicos como por ejemplo presión arterial, agregación plaquetaria, secreción hormonal, motilidad gastrointestinal, temperatura corporal presentan variaciones circadianas alcanzando su valor máximo o acordase en un momento determinado del día.

La CRONOPATOLOGÍA se podría definir como las diferencias temporales en la susceptibilidad y/o resistencia del individuo a manifestar los síntomas de una enfermedad. A continuación explicamos la cronopatologías de algunas de las enfermedades más comunes:

Cronopatología de la presión arterial: Los valores de presión arterial presentan dos picos diurnos uno a las 9 y otro a las 18h, una pequeña caída en el comienzo de la tarde y una reducción más pronunciada durante la noche, que alcanza su valor más bajo a las 3 am. Estos cambios son paralelos a los de las resistencias vasculares periféricas. La mayoría de los hipertensos presentan un ritmo circadiano de la presión arterial similar al de los normotensos, disminuyendo sus cifras tensionales durante el sueño; los pacientes que presentan esta reducción tensional durante la noche se califican de dippers. Sin embargo, algunos hipertensos (en particular, aquellos con hipertensión arterial secundaria) no presentan la disminución nocturna típica de la presión arterial; estos pacientes, denominados non-dippers, presentan una mayor incidencia de alteraciones en los órganos diana (hipertrofia cardiaca, microalbuminuria, accidentes cerebrovasculares), particularmente las mujeres caucásicas.

Cronopatología de la agregación plaquetaria: La agregación plaquetarias y los niveles plasmáticos de fibrinógeno alcanzan su máxima actividad tras despertar y adoptar la postura erecta, disminuyendo a continuación hasta alcanzar su nadir en las primeras horas de la noche. El simple hecho de levantarse, incluso sin realizar actividad física, aumenta la agregación plaquetaria; es decir, que es la actividad física, y no la hora de despertarse, la responsable de dicho aumento.

Cronopatología de la isquemia miocárdica: El comienzo de los síntomas (por ejemplo, dolor precordial), la duración de los episodios isquémicos (angina de pecho) y la incidencia de infarto de miocardio transmural (IM con ondas Q en el electrocardiograma) muestran un ritmo circadiano, siendo máxima su presencia a primeras horas de la mañana (entre las 6 y las 12 a.m.), con un segundo pico, de menor magnitud, entre las 5 y las 9 p.m.; por el contrario, su incidencia disminuye y alcanza su nadir durante el periodo del sueño, entre las 3 y las 5 a.m. Sin embargo, el infarto no transmural (sin onda Q) muestra una distribución uniforme de los episodios durante las 24 horas. El ritmo circadiano cambia en pacientes con un IM previo, de tal forma que disminuye la incidencia matutina, posiblemente como con- secuencia de la administración de bloqueantes beta-adrenérgicos y antiagregantes plaquetarios en este grupo de pacientes.

Accidentes cerebrovasculares: La incidencia de los ictus isquémico/hemorrágico, infartos cerebrales, accidentes cerebrovasculares y ataques isquémicos transitorios es más frecuente entre las 8 y las 12 a.m. que a otras horas del día. Sin embargo, los ictus trombótico y lacunar aparecen con mayor frecuencia que el ictus embólico durante el sueño.

Cronopatología de lípidos plasmáticos: Los niveles de colesterol total y LDL alcanzan su valor máximo a primera hora de la mañana.

Cronopatología del ASMA: Los ataques de ASMA aparecen con mayor frecuencia por la noche (entre 4 y 7 am) posiblemente debido a:

– Aumenta la sensibilidad del músculo liso bronquial a sustancias broncoconstrictoras (acetilcolina, histamina y alérgenos).
– El tono vagal y los niveles plasmáticos de histamina aumentan durante la noche y alcanzan su máximo a las 4 a.m.
– Los niveles plasmáticos de cortisol son más bajos en las primeras horas de la madrugada.
– Los niveles de AMPc, mediador de las respuestas broncodilatadoras de los agonistas β2-adrenérgicos, son máximos a la 1 p.m. y mínimos a las 4 a.m.

Cronopatología de la artritis reumatoide: Los síntomas (dolor, rigidez,….) empeoran por la mañana con el inicio de la actividad diaria del paciente.

Cronopatología de la úlcera péptica : La secreción ácida gástrica es máxima entre las 9 y las 12 pm y mínima por la mañana. Así las molestias y dolores epigastrios suelen comenzar o empeorar en las primeras horas del sueño.

En la próxima entrada explicaremos qué es la cronofarmacología y terminaremos de resolver las dudas acerca del mejor momento para tomarse la medicación.

Fuente: Juan Tamargo Fernandez. “Cronofarmocología”. En Fundamentos de la Terapia medicamentosa (CGCOF, 2011)