INHIBIDORES DIRECTOS DE LA TROMBINA (DABIGATRÁN => PRADAXA) E INHIBIDORES DIRECTOS DEL FACTOR XA (RIVAROXABÁN =>XARELTO Y APIXABÁN =>ELIQUIS)

INHIBIDORES DIRECTOS DE LA TROMBINA

dabigatran

Los inhibidores directos de la trombina (IDT) (Dabigatrán -PRADAXA 110 y 150 mg-) ejercen su efecto anticoagulante por unión directa al sitio activo de dicha proteína sin la necesidad de un cofactor. Los IDT tienen capacidad para inhibir tanto la trombina li- bre como la ligada al trombo, y su acción es totalmente independiente de la antitrombina III. Estas características los diferencian de la heparina: presentan una respuesta anticoagulante más predecible, ya que no se unen a las proteínas plasmáticas y no son neutralizados por el factor plaquetario 4, no necesitan de cofactores necesarios como la antitrombina o cofactor de heparina II, atenúan la activación plaquetaria debido al bloqueo de la actividad catalítica de la trombina y no inducen trombocitopenia. Como consecuencia de ello, estos inhibidores tienen mayor biodisponibilidad, son más eficaces que la HBPM y no presentan tantas interacciones fármaco-fármaco.

El etexilato de dabigatrán es un péptido activo por vía oral que actúa como inhibidor directo de la trombina. Es el profármaco del compuesto activo, dabigatrán, el cual se une de manera directa y reversible a la trombina, con elevada afinidad y especificidad. Se elimina principalmente por vía renal, sin participación del CYP450.Por tanto a diferencia de los anticoagulantes cumarínicos (acenocumarol -SINTROM- y warfarina -ALDOCUMAR-) presenta una baja interacción con medicamentos y alimentos. Su administración oral evita las molestias y los controles requeridos en la administración subcutánea de otros antitrombóticos. Puede ser una alternativa anticoagulante por vía oral al acenocumarol, con menor riesgo de interacciones y menos necesidad de controles.

El etexilato de dabigatrán se recomienda para la prevención primaria de enfermedad tromboembólica venosa asociada a la cirugía ortopédica. También está indicado para la prevención del ictus y de la embolia sistémica en pacientes adultos con fibrilación auricular no valvular con uno o más factores de riesgo. En 2011, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios emitió una nota informativa con nuevas recomendaciones de control de la función renal antes de iniciar el tratamiento con dabigatrán y durante el mismo. Dado que la eliminación del dabigatrán se realiza mayoritariamente por vía renal, la insuficiencia renal, entre otros, constituye un factor de riesgo para la aparición de episodios hemorrágicos.

Los efectos secundarios observados con más frecuencia en el caso del dabigatrán han sido los episodios de sangrado, presentándose en un 14% de los pacientes, si bien la frecuencia de episodio hemorrágico mayor es baja. Otros efectos adversos encontrados son: vómitos, náuseas, estreñimiento, insomnio, edema periférico y secreción de la herida.

INHIBIDORES DIRECTOS DEL FACTOR XA.

rivaroxaban y apixaban

El rivaroxabán (Xarelto® 10,15 y 20 mg)) y el apixabán (Eliquis® 2.5 y 5mg) son inhibidores directos y selectivos del factor Xa, interrumpen las vías intrínseca y extrínseca de la cascada de la coagulación de la sangre, inhibiendo tanto la formación de trombina como la formación de trombos. No inhiben directamente la trombina (factor II activado) y no se han demostrado efectos sobre las plaquetas.

El rivaroxabán y el apixabán están indicados para la prevención del TEV en pacientes adultos sometidos a cirugía electiva de reemplazo de cadera o rodilla. El rivaroxabán ha sido recientemente aprobado (finales de 2011) por la Food and Drug Administration (FDA) para reducir el riesgo de ictus y embolia sistémica en pacientes con fibrilación auricular no valvular, y cuenta igualmente con la opinión positiva del Committee for Medicinal Products for Human Use (CHMP) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para esta indicación en pacientes adultos con uno o más factores de riesgo. El apixabán, en un ensayo clínico (APROPOS) en pacientes sometidos a cirugía de rodilla, mostró un menor riesgo de mortalidad, TEV y EP que la enoxaparina, y se ha estudiado igualmente su seguridad en el síndrome coronario agudo (APRIASE). En ambos casos, el riesgo de hemorragia se relacionó con la dosis administrada. Se están llevando a cabo estudios en fase III para determinar su utilidad en la prevención de accidentes cerebrovasculares en pacientes con fibrilación auricular.

Los efectos adversos más frecuentes con estos fármacos son hemorragias y anemia. El rivaroxabán también suele producir náuseas.

Se administran por vía oral con alta biodisponibilidad (80% con rivaroxabán y 50% con apixabán), presentan un rápido inicio de acción y una farmacocinética predecible, por lo que no necesitan controles por parte del laboratorio.

Los nuevos anticoagulantes están demostrando de forma consistente que son, cuando menos, tan eficaces para la prevención de ictus y fenómenos embólicos como los antivitamina K (acenocumarol -SINTROM- y warfarina-ALDOCUMAR), y ello sin necesidad de una monitorización de la coagulación, con una reducción de las hemorragias más graves (intracraneales) y con muchas menos interacciones alimentarias y medicamentosas potenciales.

Se están estudiando otras estrategias. Entre ellas figuran varios anticoagulantes naturales (inhibidor de la vía del factor tisular, trombomodulina y proteína C) sintetizados mediante tecnología recombinante. La proteína C activada modula la generación de trombina por inactivación de los factores Va y VIIIa, con beneficios no sólo por su acción sobre el sistema de coagulación, sino también por su capacidad de regular citocinas inflamatorias como factor de necrosis tumoral e interleucina 6. El beneficio en la mortalidad permite su recomendación en pacientes con sepsis grave.

Si quieres saber más acerca de los anticoagulantes visita:

¿Qué es un anticoagulante? https://botiquindesalud.com/2015/04/21/acenocumarol-sintrom-warfarina-aldocumar-heparinas-clexane-fraxiparina-rivaroxaban-xareltoapixaban-eliquisdabigatran-pradaxa-que-es-un-anticoagulante/

¿Qué puedo comer si estoy en tratamiento con anticoagulante?https://botiquindesalud.com/2014/04/13/que-puedo-comer-si-estoy-en-tratamiento-con-anticoagulantes-sintrom-acenocumarol-aldocumar-warfarina/

Anticoagulantes derivados cumarínicos (Acenocumarol-SINTROM y Warfarina-ALDOCUMAR) https://botiquindesalud.com/2015/04/21/acenocumarol-sintrom-y-warfarina-aldocumar-anticoagulantes-orales-derivados-cumarinicos/

Heparinas https://botiquindesalud.com/2015/04/21/enoxaparina-clexane-nadroparina-fraxiparina-hemiparina-hibor-hepadren-tinzaparina-innohep-dalteparina-fragmin-todo-lo-que-hay-que-saber-de-las-heparinas/

Fuente
Benedí González J, Iglesias Peinado I, Fármacos anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios y antitrombóticos. Fármacos antihemorrágicos (CGCOF).

Anuncios

Acenocumarol (Sintrom) y Warfarina (Aldocumar). Anticoagulantes orales derivados cumarínicos.

INR ANTICOAGULANTES ORALES
Estos anticoagulantes son derivados de la cumarina, con una estructura similar a la vitamina K. Son productos sintéticos derivados de la 4-hidroxicumarina. En este grupo destacamos la cumadina o warfarina (ALDOCUMAR), usada fundamentalmente en los Estados Unidos y los países anglosajones, y el acenocumarol (SINTROM), que es el cumarínico más utilizado en nuestro país y en otros muchos de Europa.

Los derivados cumarínicos bloquean la acción de una reductasa que transforma la vitamina K1 epóxido (inactiva) en una forma hidroquinona (activa) en los microsomas del hígado. Esta vitamina es un cofactor en la γ-carboxilación de los ácidos glutámicos de los factores II, VII, IX y X y de las proteínas anticoagulantes Cy S. La falta de carboxilación de estos glutamatos hace que los factores sean inactivos e incapaces de unirse al calcio. El descenso que producen los anticoagulantes orales sobre los niveles plasmáticos de los factores de coagulación depende de la semivida de cada factor: factor VII y proteína C (6 horas), IX (24 horas), X (30-40 horas) y II (60 horas). La inhibición completa de todos los factores se aprecia aproximadamente a la semana de iniciar el tratamiento, por lo que no debe controlarse su efectividad antes de este periodo. Durante este tiempo, los pacientes pueden tener riesgo de tromboembolismo, por lo que es beneficiosa la administración simultánea de heparina y anticoagulantes orales durante un periodo mínimo de 3-5 días en el tratamiento de la tromboembolia venosa (TEV). Por otra parte, el hecho de que el descenso de las proteínas C y S se produzca mucho antes que el de los factores II y X puede explicar la aparición de cuadros de necrosis cutánea en los pacientes con déficit de estas proteínas durante los primeros días del tratamiento con anticoagulantes orales.

INDICACIONES DE LOS ANTICOAGULANTES ORALES CUMARÍNICOS

Las principales indicaciones del tratamiento con anticoagulantes orales cumarínicos, son mantener el INR (international normalized ratio) en los márgenes adecuados según la patología.

Expliquemos el INR. La prueba de laboratorio que se utiliza para controlar el tratamiento anticoagulante oral es el tiempo de protrombina (TP). El TP tiene la ventaja de evaluar el funcionamiento de 3 de los 4 factores inhibidos (VII, X y protrombina) de forma precisa, y se expresa en forma de INR. El nivel de INR terapéutico para la mayoría de las enfermedades que requieren tratamiento anticoagulante está entre 2,0 y 3,0, aunque la cifra exacta depende de la situación clínica.

La dosis del fármaco debe ajustarse según el INR, por las variaciones del efecto anticoagulante obtenido en un mismo paciente (enfermedades asociadas, interacción con otros fármacos, etc.). El riesgo de sangrado y el beneficio obtenido de la terapia dependen del estricto seguimiento de la pauta de dosificación señalada por el especialista.

La primera de estas indicaciones es el tratamiento del TEV (con INR = 2-3) Tanto en pacientes con TVP como en aquellos con embolia pulmonar (EP), el tratamiento inicial con HNF o HBPM debe ser continuado con un periodo de profilaxis secundaria con anticoagulantes orales para prevenir la recurrencia del TEV. La duración adecuada del tratamiento con anticoagulantes depende del balance entre riesgo de recurrencia del TEV y riesgo de complicaciones hemorrágicas.

Una indicación también importante es la prevención del embolismo de origen cardiaco en diversas situaciones (con INR = 2-3), tales como pacientes con prótesis valvulares, fibrilación auricular asociada a valvulopatía mitral o de origen no valvular asociada a diversos factores de riesgo (hipertensión, edad, disfunción ventricular o dilatación auricular), enfermedad mitral importante sin fibrilación auricular, embolia arterial previa y miocardiopatía dilatada. En todas ellas, los derivados cumarínicos han demostrado ser el tratamiento de elección. En el caso de las prótesis valvulares cardiacas mecánicas (INR = 2,5-3,5), puede ser aconsejable asociar AAS en dosis bajas al tratamiento con anticoagulantes orales, sobre todo cuando, pese a estar en niveles correctos de anticoagulación, el paciente sufre un episodio embolígeno.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS DE LOS ANTICOAGULANTES CUMARÍNICOS.

Los anticoagulantes orales son fármacos con un estrecho margen terapéutico, posibilidad de numero- sas interacciones con otros fármacos o alimentos, complicaciones potenciales y graves (hemorragias, trombosis) y con una amplia variabilidad inter- e intra- individual.

Respecto a los alimentos que pueden interaccionar con estos anticoagulantes visita nuestra entrada “¿Qué puedo comer si estoy en tratamiento con anticoagulantes?” (https://botiquindesalud.com/2014/04/13/que-puedo-comer-si-estoy-en-tratamiento-con-anticoagulantes-sintrom-acenocumarol-aldocumar-warfarina/)

Y respecto a los medicamentos las interacciones más destacadas se darían con

ACIDO ACETILSALICIÍLICO (ASPIRINA,ADIRO,TROMALYT)
METAMIZOL (NOLOTIL)
GLUCOSAMINA
CELECOXIB (CELEBREX)
OMEPRAZOL
CARBAMAZEPINA
HALOPERIDOL
PAROXETINA
PROPRANOLOL (SUMIAL)
ESPIRINOLACTONA (ALDACTONE)
CLORTALIDONA (HIGROTONA)
INDAPAMIDA (TERTENSIF)
LOVASTATINA, SIMVASTATINA, FLUVASTATINA
GEMFIBROZILO (LOPID)
AZITROMICINA (ZITROMAX)
ERITROMICINA (PANTOMICINA, ERITROGOBENS)
CLINDAMICINA (DALACIN)
CIPROFLOXACINO Y NORFLOXACINO

REACCIONES ADVERSAS  DE LOS ANTICOAGULANTES DERIVADOS CUMARÍNICOS

El principal, y casi único, efecto adverso de los derivados de la cumarina es, como en el caso de la heparina, la aparición de complicaciones hemorrágicas (sobre todo intestinales o cerebrales). Este riesgo está en relación con la intensidad de la terapéutica anticoagulante, encontrándose sistemáticamente que es de 2 a 5 veces mayor en los pacientes con INR entre 3,0 y 4,5 que en aquellos que se mantienen en márgenes entre 2,0 y 3,0.

En raras ocasiones, puede aparecer necrosis cu- tánea. El efecto se atribuye a la inhibición de la biosíntesis de anticoagulantes vitamina K-dependientes (proteína C), cuya semivida de eliminación es más corta que la de los factores de la coagulación depen- dientes de la vitamina K; esto provoca un estado de hipercoagulabilidad paradójico, con trombosis de los vasos pequeños y necrosis cutánea por isquemia.

Efectos adversos de aparición muy poco frecuente son la alopecia y la ocasional aparición de reacciones alérgicas.

Los anticoagulantes orales derivados cumarínicos (SINTROM Y ALDOCUMAR) son teratógenos y pueden producir alteraciones en el desarrollo de los huesos, fenómeno que se relaciona con su unión a la osteocalcina, una proteína dependiente de la vitamina K. La prevalencia de esta anomalía es del 6%. Los anticoagulantes orales, sobre todo cuando se administran de forma crónica, pueden inducir osteoporosis al aumentar la actividad de los osteoclastos, lo que conlleva un descenso de la masa ósea.

Si quieres saber más acerca de los anticoagulantes visita:

¿Qué es un anticoagulante? https://botiquindesalud.com/2015/04/21/acenocumarol-sintrom-warfarina-aldocumar-heparinas-clexane-fraxiparina-rivaroxaban-xareltoapixaban-eliquisdabigatran-pradaxa-que-es-un-anticoagulante/

¿Qué puedo comer si estoy en tratamiento con anticoagulante?https://botiquindesalud.com/2014/04/13/que-puedo-comer-si-estoy-en-tratamiento-con-anticoagulantes-sintrom-acenocumarol-aldocumar-warfarina/

Heparinas (https://botiquindesalud.com/2015/04/21/enoxaparina-clexane-nadroparina-fraxiparina-hemiparina-hibor-hepadren-tinzaparina-innohep-dalteparina-fragmin-todo-lo-que-hay-que-saber-de-las-heparinas/

Anticoagulantes inhibidores directos de la trombina (dabigatrán –  PRADAXA) https://botiquindesalud.com/2015/04/21/inhibidores-directos-de-la-trombina-dabigatran-pradaxa-e-inhibidores-directos-del-factor-xa-rivaroxaban-xarelto-y-apixaban-eliquis/

Anticoagulantes inhibidores directos del factor Xa (rivaroxabán -XARELTO y apixabán -ELIQUIS) https://botiquindesalud.com/2015/04/21/inhibidores-directos-de-la-trombina-dabigatran-pradaxa-e-inhibidores-directos-del-factor-xa-rivaroxaban-xarelto-y-apixaban-eliquis/

Fuente

Benedí González J, Iglesias Peinado I, Fármacos anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios y antitrombóticos. Fármacos antihemorrágicos (CGCOF).

Enoxaparina (Clexane), Nadroparina (Fraxiparina), Hemiparina (Hibor, Hepadren), Tinzaparina (Innohep), Dalteparina (Fragmin). Todo lo que hay que saber de las heparinas.

HEPARINAS
Se distingues tres tipos de heparinas.Las heparinas no fraccionadas (HNF) (porcina, bovina,ovina). Las heparinas de bajo peso molecular (HBPM), sustancias heterogéneas obtenidas a partir de la heparina clásica o HNF, mediante distintos métodos de despolimerización química o enzimática, con lo que se consiguen productos que son diferentes estructuralmente y que poseen distinta capacidad anticoagulante/antitrombótica. En España, hay comercializadas 5 HBPM distintas:

Enoxaparina: CLEXANE
Nadroparina: FRAXIPARINA
Hemiparina: HIBOR, HEPADREN
Tinzaparina: INNOHEP
Dalteparina: FRAGMIN

Y aunque normalmente se consideran como un grupo homogéneo de fármacos, clínicamente no son intercambiables, debiéndose respetar sus indicaciones y posología.
La tercera generación incluye las heparinas modificadas químicamente. Destaca el fondaparinux, agente antitrombótico sintético relacionado con la heparina, derivado de polisacáridos sulfatados de cadena corta y que representa la porción de unión mínima de la heparina.
Nos centraremos en las heparinas de bajo peso molecular.

EFECTO DE LAS HEPARINAS.

En las heparinas pueden verse varias acciones farmacológicas

Antitrombótica
Anticoagulante
Fibrinolítica y lipolítica
Interaccionar con plaquetas y células endoteliales

INDICACIONES TERAPÉUTICAS DE LAS HEPARINAS

Se utilizan ampliamente en clínica humana y tienen como principal indicación el manejo (profilaxis y tratamiento) de la tromboembolia venosa (TEV) o trombosis venosa profunda (TVP) y el tromboembolismo pulmonar (TEP) .
En algunos países, se ha autorizado el uso de enoxaparina, dalteparina y nadroparina como coadyuvantes del tratamiento para la angina inestable. Además, pueden ser utilizadas para prevenir la coagulación durante la hemodiálisis y otros procedimientos de circulación extracorpórea.

INTERACCIONES Y CONTRAINDICACIONES DE LAS HEPARINAS

Las principales interacciones de las heparinas se establecen con fármacos que pueden incrementar el riesgo de hemorragia (AAS y otros salicilatos, ticlopidina, clopidogrel, dipiridamol, sulfinpirazonas, antiinflamatorios no esteroideos –AINE–, otros anticoagulantes y trombolíticos, glucocorticoides y dextrano 40).
Las contraindicaciones absolutas son:

Alergia a la heparina
Trombopenia
Diátesis hemorrágicas graves
Procesos hemorrágicos activos
Ulcus gsatroduodenal activo
Hipertensión grave no controlada
Hemorragia intracraneal reciente
Aneurisma intracerebral
Cirugía neurológica y algunos tipos de cirugía oftálmica reciente. Si la evolución es correcta retirar a las dos semanas.

Las contraindicaciones relativas son:

Retinopatía hemorrágica
Mala absorción intestinal
Disminuídos psíquicos
Cirugía o traumatismo reciente según el riesgo hemorrágico
Epilepsia no controlada
Pericarditis con derrame
Endocarditis bacteriana
Alcoholismo activo
Insuficiencia renal
Insuficiencia hepática grave
Gestación, últimas semanas del embarazo o posparto inmediato.

Se debe realizar un control al paciente en tratamiento con HEPARINA en casos de insuficiencia renal (creatinina > 3 mg/100 mL), en la que se puede acumular el fármaco; también en casos de insuficiencia hepática grave, obesidad mórbida o embarazo. Todas las heparinas pueden provocar trombocitopenia; por ello, se deben hacer controles periódicos de recuento plaquetario para prevenir este efecto.

EFECTOS ADVERSOS DE LAS HEPARINAS

Como las HNF apenas se utilizan, hablaremos de los efectos adversos de las HBPM.

En el caso de las HBPM, la incidencia de complicaciones hemorrágicas es menor que con la HNF. La menor longitud de la cadena de sacáridos de las HBPM hace que su carga negativa sea también menor que en el caso de la heparina clásica, por lo que presentan menor reactividad frente a las plaquetas y, como consecuencia, existe una menor incidencia de trombopenia inducida por heparina (< 1%). Sin embargo, debe considerarse esta posibilidad ante cualquier caso de trombocitopenia o aparición de una coagulación intravascular diseminada o trombosis durante el tratamiento. Estas trombopenias aparecen habitualmente entre el día 5 y el 21 después del comienzo del tratamiento con HBPM.

Las HBPM pueden producir irritación local moderada, dolor y hematoma. En algunos casos, pueden observarse nódulos inflamatorios en el lugar de la inyección, que se resuelven tras varios días y no son causa de interrupción del tratamiento.

Al igual que con la HNF, se pueden producir casos de necrosis cutánea en el punto de la inyección. Se ha comunicado excepcionalmente la aparición de alopecia y cefalea con enoxaparina. Igualmente, no se puede excluir el riesgo de osteoporosis en caso de tratamiento prolongado.

Si quieres saber más acerca de los anticoagulantes visita:

¿Qué es un anticoagulante? https://botiquindesalud.com/2015/04/21/acenocumarol-sintrom-warfarina-aldocumar-heparinas-clexane-fraxiparina-rivaroxaban-xareltoapixaban-eliquisdabigatran-pradaxa-que-es-un-anticoagulante/

¿Qué puedo comer si estoy en tratamiento con anticoagulante?https://botiquindesalud.com/2014/04/13/que-puedo-comer-si-estoy-en-tratamiento-con-anticoagulantes-sintrom-acenocumarol-aldocumar-warfarina/

Anticoagulantes derivados cumarínicos (sintrom y aldocumar) https://botiquindesalud.com/2015/04/21/acenocumarol-sintrom-y-warfarina-aldocumar-anticoagulantes-orales-derivados-cumarinicos/

Anticoagulantes inhibidores directos de la trombina (dabigatrán – PRADAXA) https://botiquindesalud.com/2015/04/21/inhibidores-directos-de-la-trombina-dabigatran-pradaxa-e-inhibidores-directos-del-factor-xa-rivaroxaban-xarelto-y-apixaban-eliquis/

Anticoagulantes inhibidores directos del factor Xa (rivaroxabán -XARELTO y apixabán -ELIQUIS) https://botiquindesalud.com/2015/04/21/inhibidores-directos-de-la-trombina-dabigatran-pradaxa-e-inhibidores-directos-del-factor-xa-rivaroxaban-xarelto-y-apixaban-eliquis/

Fuente

Benedí González J, Iglesias Peinado I, Fármacos anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios y antitrombóticos. Fármacos antihemorrágicos (CGCOF).

Acenocumarol (SINTROM), Warfarina (ALDOCUMAR), Heparinas (CLEXANE, FRAXIPARINA….), Rivaroxabán (XARELTO),Apixabán (ELIQUIS),Dabigatrán (PRADAXA)…. ¿Qué es un anticoagulante?

anticoagulantes

¿Qué es un anticoagulante?

Un medicamento anticoagulante es aquel cuya utilidad principal es la acción inhibitoria del mecanismo de coagulación, de tal manera que, como resultado final, se impida la formación o la acción de la trombina, capaz de activar el fibrinógeno a fibrina, y consiguientemente se evite la progresión de un trombo ya existente, la formación de un nuevo trombo y/o la recurrencia del fenómeno trombótico.

Las características del tratamiento anticoagulante ideal son:

Efectividad preferiblemente con acción sobre el sitio patológico de la formación del trombo.
Seguridad, con pérdida de toxicidad.
Biodisponibilidad oral para su uso a largo plazo
Mecanismo independiente de la vitamina K y del sistema del citocromo P450.
Amplia ventana terapéutica.
Fácil reversibilidad.
Seguridad en el embarazo.
Bajo coste.
Vida media larga para profilaxis.

Diferenciamos 2 tipos de anticoagulantes, las heparinas y los anticoagulantes orales. Estos fármacos tienen varias limitaciones, y el esfuerzo de las investigaciones se ha dirigido a proveer nuevas alternativas farmacológicas para el tratamiento de los pacientes, con fácil monitorización y menores riesgos de san- grado y cuya vía de administración permita terapias ambulatorias. Las estrategias en la búsqueda de estos nuevos fármacos se han centrado en inhibir la trombina, prevenir su generación, bloquear la iniciación de la coagulación o potenciar la actividad anticoagulante endógena.

HEPARINAS

Enoxaparina: CLEXANE
Nadroparina: FRAXIPARINA
Hemiparina: HIBOR, HEPADREN
Tinzaparina: INNOHEP
Dalteparina: FRAGMIN

ANTICOAGULANTES ORALES

Derivados cumarínicos (anti-vitamina K). 

Acenocumarol (Sintrom)
Warfarina (Aldocumar)

Inhibidores directos de la trombina. 

Hirudinas recombinantes
Bivalirudina (Angiox)
Dabigatrán (Pradaxa)

Inhibidores directos del factor Xa. 

Rivaroxabán (Xarelto)
Apixabán (Eliquis)

Si quieres saber más acerca de anticoagulantes visita:

¿Qué puedo comer si estoy en tratamiento con anticoagulantes?” (https://botiquindesalud.com/2014/04/13/que-puedo-comer-si-estoy-en-tratamiento-con-anticoagulantes-sintrom-acenocumarol-aldocumar-warfarina/)

Fuente

Benedí González J, Iglesias Peinado I, Fármacos anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios y antitrombóticos. Fármacos antihemorrágicos (CGCOF).

¡¡CUIDADO CON IBUPROFENO Y DEXIBUPROFENO!! A dosis altas aumentan el riesgo cardiovascular!!

ibuprofeno

El ibuprofeno es el antiinflamatorio más vendido en el mundo. Es un AINE que inhibiendo de manera no selectiva la CICLOOXIGENASA, disminuyendo la síntesis de prostaglandinas y reduciendo así la inflamación. El dexibuprofeno, como su nombre indica, es el enantiómero del ibuprofeno.

Después de la revisión realizada por el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo, se han llegado a las siguientes conclusiones:

– La administración de dosis altas de ibuprofeno (iguales o mayores a 2.400 mg/día) se asocian con un mayor riesgo de trombosis arterial, siendo este riesgo equiparable al de los inhibidores de la COX-2 (celecoxib, etoricoxib, valdecoxib y parecoxib) a dosis estándar.

– La información disponible no sugiere que dosis de ibuprofeno de hasta 1.200 mg/día, que son las generalmente utilizadas en su uso como analgésico/antiinflamatorio ocasional o antitérmico, se asocien a un incremento de riesgo cardiovascular.

– Respecto a la potencial interacción con el ácido acetil salicílico, los estudios farmacodinámicos indican que ibuprofeno disminuye el efecto antiplaquetario del ácido acetilsalicílico. Aunque los datos epidemiológicos disponibles hasta la fecha no sugieren que tal interacción resulte clínicamente significativa, no puede excluirse la posibilidad de que el efecto cardioprotector del ácido acetilsalicílico se reduzca con la administración regular y continua de ibuprofeno.

– Todas las conclusiones anteriores son igualmente aplicables a dexibuprofeno, teniendo en cuenta que no son equipotentes y 2.400 mg de ibuprofeno equivalen a 1.200 mg de dexibuprofeno.

De acuerdo a las conclusiones anteriormente expuestas, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recomienda a los profesionales sanitarios lo siguiente:

1. En pacientes con patología cardiovascular grave como insuficiencia cardiaca (clasificación II-IV de New York Heart Association-NYHA), cardiopatía isquémica establecida, enfermedad arterial periférica o enfermedad cerebrovascular se evitará la administración de:

◦ ibuprofeno a dosis altas (2.400 mg diarios o superiores).
◦ dexibuprofeno a dosis altas (1.200 mg diarios o superiores).

2. Antes de iniciar tratamiento a largo plazo con ibuprofeno o dexibuprofeno, principalmente si se requieren dosis altas, se deberán considerar los factores de riesgo cardiovascular del paciente.

3. Al igual que con todos los antiinflamatorios no esteroideos, se debe utilizar la dosis más baja posible durante el menor tiempo posible que permita controlar los síntomas de acuerdo con el objetivo terapéutico establecido. En el caso de utilizar dexibuprofeno, se recuerda que la dosis equivale a la mitad de la dosis de ibuprofeno.

Por tanto después de los estudios que alertan de los peligros del PARACETAMOL (https://botiquindesalud.com/2015/03/03/paracetamol-quizas-no-sea-tan-seguro-como-dicen/)y esta  alerta respecto al IBUPROFENO debemos recalcar la siguiente precaución:  DEBEMOS HACER UN USO RESPONSABLE DE LOS ANTIINFLAMATORIOS Y ANALGÉSICOS QUE USAMOS COMÚNMENTE, YA QUE PUEDEN TENER CONSECUENCIAS SERIAS.

Fuente:

http://www.aemps.gob.es/informa/notasInformativas/medicamentosUsoHumano/seguridad/2015/NI-MUH_FV_04-ibuprofeno-dexibuprofeno.htm

Ticagrelor + AAS = Riesgo de hemorragia.

hemorragia

Ticagrelor en combinación con AAS a largo plazo reduce la incidencia de eventos isquémicos, pero aumenta el riesgo de hemorragia

En un estudio doble ciego reciente (estudio PEGASUS-TIMI 54) 21162 pacientes con antecedente de infarto agudo de miocardio fueron randomizados a recibir ticagrelor 90 mg c/12 hs, ticagrelor 60 mg C/12 hs o placebo. Todos los pacientes recibían aspirina y presentaban factores de riesgo adicionales como edad o diabetes. El antecedente de infarto debía ser entre uno y tres años antes de ser incluidos en el trabajo.

Los resultados mostraron que recibir ticagrelor más aspirina redujo la tasa de  mortalidad cardiovascular, infarto o stroke.

El grupo que recibió 90 mg redujo su riesgo de un segundo evento en un 15% y el grupo que recibió 60 mg lo redujo en un 16% comparado con el placebo.

El ticagrelor aumentó el riesgo de sangrado mayor pero no el de sangrado fatal o intracerebral. El sangrado y otros efectos adversos tendieron a ser menos frecuentes entre el grupo que recibió 60 mg.

La mayoría de las guías sobre cardiopatía isquémica (ESC, JBS3, ACCP, NICE) recomiendan la terapia antiagregante doble con AAS (a dosis bajas) y un inhibidor del receptor P2Y12 (clopidogrel, prasugrel o ticagrelor) durante 1 año tras un IM, para la prevención de eventos isquémicos; y después, mantener AAS en monoterapia indefinidamente. El ticagrelor y el prasugrel (asociados a AAS) son más eficaces que clopidogrel para reducir los eventos isquémicos, pero presentan mayor riesgo de hemorragia. El ticagrelor puede considerarse de utilidad en determinados pacientes con riesgo trombótico moderado-alto y riesgo de hemorragia bajo.

Existe una controversia importante sobre la prolongación de la terapia antiagregante doble después de un año tras un IM. En este sentido, una editorial del NEJM sobre el PEGASUS-TIMI 54 plantea que los inconvenientes derivados de las complicaciones hemorrágicas asociadas a la prolongación de dicha terapia, pudieran superar los eventuales beneficios derivados de la reducción del riesgo de eventos isquémicos, por lo que habría que realizar una cuidadosa evaluación y selección individualizada de los pacientes.

Fuentes:

          http://solaci.org/es/evento_detalle.php?id=729_PEGASUS-TIMI-54:-Ticagrelor-más-AAS-en-     pacientes-estables

          http://www.cadime.es/es/noticia.cfm?iid=ticagrelor-aas#.VSWrHlxbNzc

La pérdida de peso hace mejorar la fibrilación auricular (FA) en personas con sobrepeso.

fibrilacion auricular

La Fibrilación Auricular (FA) es la arritmia cardiaca más frecuente en la práctica clínica, y la que genera mayor número de consultas a los servicios de urgencia y más días de ingreso hospitalario, por encima de las arritmias ventriculares. Su prevalencia en la población general es de 0.4% y  en los mayores de 65 años de 4-5%.

La FA es una arritmia auricular que se caracteriza por la presencia de un ritmo cardiaco totalmente irregular, asociado a un amplio espectro de síntomas que van desde la situación totalmente asintomática hasta las situaciones de insuficiencia cardiaca. Los síntomas más frecuentes son palpitaciones de reposo y/o esfuerzo, disnea, dolor torácico o mareo- síncope.

Pues parece que en personas con sobrepeso la reducción de peso podría disminuir significativamente el curso de esta fibrilación. Y así lo demuestra un estudio publicado recientemente en “Journal of the Amercian College of Cardiology”. En este estudio se tomaron a 1415 pacientes con FA, de los cuales 825 tenían un IMC mayor o igual a 27 kg/m2. A los pacientes con sobrepeso se les puso a dieta.
En este estudio para comprobar si había un efecto “dosis-respuesta”, la pérdida de peso se clasificó en:

Grupo 1: >10%
Grupo 2: 3-9%
Grupo 3: <3%

La gravedad de la fibrilación y la severidad de los síntomas disminuyeron más en el grupo 1 que en el resto de los grupos. La desaparición de la arritmia ya fuera con medicación o sin ella fue significativamente superior en el grupo1 que en el resto de los grupos.

Conclusión de los autores: La pérdida de peso se asocia con una reducción significativa de los síntomas graves de la fibrilación auricular y el mantenimiento del ritmo sinusal. Así la pérdida de peso y evitar fluctuaciones en el mismo constituyen estrategias importantes para reducir la gravedad de la fibrilación auricular.
Fuente:
Long-Term Effect of Goal Directed Weight Management in an Atrial Fibrillation Cohort: A Long-term Follow-Up StudY (LEGACY Study).
Pathak RK1, Middeldorp ME1, Meredith M1, Mehta AB2, Mahajan R1, Wong CX3, Twomey D1, Elliott AD4, Kalman JM5, Abhayaratna WP6, Lau DH1, Sanders P7.

ANEMIA. TODO LO QUE DEBES SABER.

IMAGEN ANEMIA

La anemia es la disminución de la concentración de hemoglobina en la sangre periférica por debajo de unos límites aceptados como normales, dependiendo de la edad, el sexo y las condiciones medioambientales. La Organización Mundial de la Salud considera anemia en los varones adultos cuando la concentración de hemoglobina es inferior a 140 g/L, y en las mujeres, cuando es inferior a 120 g/L.

Habitualmente, la anemia se clasifica según dos criterios: la morfología y la capacidad eritropoyéticas. La valoración morfológica se realiza mediante los índices eritrocitarios: volumen corpuscular medio, hemoglobina corpuscular media y concentración corpuscular media de la hemoglobina. En las anemias regenerativas, el mecanismo causante de la anemia es periférico, y la medula ósea, en un intento de compensación, produce gran cantidad de reticulocitos. Las anemias arregenerativas, por el contrario, son aquellas de origen medular. En la práctica diaria, las anemias de causa extrahematológica son las más frecuentes, especialmente las de tipo carencial: déficit de hierro o de vitaminas (especialmente vitamina B12 y ácido fólico).

La anemia no es una enfermedad sino un síndrome plurietológico, y por tanto es necesario hacer un diagnóstico exacto para poder abordar el problema en profundidad. Aunque las anemias son muchas, como muchas son sus causas, sólo vamos a considerar las relacionadas con la deficiencia de determinados nutrientes, es decir, las anemias nutricionales ya que representan el 43% de todas las anemias, siendo las ferropénicas las de mayor frecuencia. Nos centraremos en la ANEMIA FERROPÉNICA (déficit de hierro) y ANEMIA MEGALOBLÁSTICA (déficit de vitamina B12 y/o ácido fólico).

ANEMIA FERROPÉNICA

La anemia ferropénica puede deberse:

a. Disminución del hierro disponible, no pudiendo satisfacer los requerimientos normales. En la mayor parte de los casos, la menor ingesta de hierro se produce en los paísses pobres en donde la dieta en general es insuficiente y el menor aporte de hierro es una deficiencia nutricional más. En los países desarrollados, el aporte insuficiente se produce por dietas inadecuadas, bien por ser desequilibradas o por ser insuficientes, en muchas ocasiones debido al seguimiento de dietas de adelgazamiento que no consideran necesario el aporte de hierro, o también en vegetarianos estrictos.
b. Elevados requerimientos de hierro como ocurre los primeros años de vida, adolescencia, embarazo y lactancia.
c. Pérdidas sanguíneas, bien a través de pérdidas menstruales excesivas, o por otras causas entre las que se pueden enumerar hemorragias diversas como ocurre en casos de tumores pseudo intestinales o uterinos o en infestaciones parasitarias como sucede en anquilostomiasis presentes en muchos países tropicales, en síndromes de malaabsorción de etiología diversa y en pacientes con aclorhidria o gastreoctomía extensiva.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO.

Hoy en día el tratamiento de elección de la anemia ferropénica es la administración de hierro por vía oral. El beneficio real de un suplemento de hierro está condicionado por factores como la efectividad terapéutica, la incidencia de eventos adversos y el número de tomas diarias necesario.

La respuesta de la anemia a la terapia con hierro se ve influida por la gravedad de la anemia, la capacidad del paciente para tolerar y absorber los suplementos de hierro y la presencia de otras enfermedades concomitantes. El hierro tiene una fuerte reactividad, esencial en muchos procesos metabólicos, pero también puede ser potencialmente nocivo. Se han desarrollado diversos preparados de hierro con distinto perfil de biodisponibilidad. Así, podemos clasificar los fármacos basados en la administración de hierro por vía oral en 3 grandes grupos:
– los que aportan hierro bivalente de rápida liberación en el estómago (sulfato ferroso)
– aquellos que aportan hierro bi o rivalente de liberación mantenida por estar unido a un núcleo proteico (ferrimanitol ovoalbúmina, hierro proteinsuccinilato)
– y los que aportan hierro trivalente de liberación rápida.

El sulfato ferroso, utilizado clásicamente, aporta hierro en forma de sal ferrosa inorgánica, que es la forma en que se consigue una mejor absorción; sin embargo, su eficacia se ve limitada por la frecuente aparición de molestias digestivas, causa habitual del abandono del tratamiento. Es conocido el efecto tóxico directo (por peroxidación lipídica) hierro sobre el epitelio glandular, que se traduce histológicamente en una intensa alteración ultraestructural que incluye necrosis, fenómenos degenerativos de los enterocitos, hinchazón mitocondrial y, finalmente, pérdida de las microvellosidades. El desarrollo de nuevas formulaciones de hierro unido a un núcleo proteico buscó mejorar la tolerancia digestiva manteniendo la eficacia clínica. Debe advertirse al paciente de que las heces serán de color negro mientras se encuentre bajo tratamiento con hierro oral. Existen dos contraindicaciones a este tratamiento: la úlcera gástrica activa y la enfermedad inflamatoria intestinal.

TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO

Antes de explicar el tratamiento no farmacológico debemos explicar que la forma química del hierro influye en su absorción. Así el hierro hemo es absorbido en mayor proporción (15-20%) que el no hemo (5-10%).

El tratamiento no farmacológico consiste en aumentar la ingesta de hierro en la dieta además de aumentar la biodisponibilidad del mismo. En este sentido hay que tener en cuenta:
Alimentos que aumentan la biodisponibilidad del hierro: ácido ascórbico, aminoácidos de la carne, pescado y vino.
Alimentos ricos en hierro hemo. Éstos son los alimentos de origen animal como carnes, vísceras,etc
Alimentos que disminuyen la biodisponibilidad del hierro: huevos, alimentos ricos en fitatos (cereales y legumbres), café, té,salvado, fibras vegetales, alimentos ricos en calcio. La mejor recomendación respecto a estos alimentos es no tomarlos con alimentos ricos en hierro, especialmente lácteos, café, té y fibras.
Fármacos que disminuyen la absorción: antiácidos (ranitidina, omeprazol, bicarbonato), antibióticos (cloranfenicol y tetraciclinas).

ANEMIA MEGALOBLÁSTICA

Este tipo de anemias se producen por déficit de vitamina B12 o déficit de ácido fólico.

DEFFICIT DE ÁCIDO FÓLICO
La única fuente de ácido fólico (o folato) para el humano es la dieta. El ácido fólico predomina en vegetales, especialmente verduras (espinacas, lechuga, coles) y frutas (plátanos, melones y limones) donde se halla siempre bajo la forma de poliglutamatos. Una dieta equilibrada contiene bastante más de folato que la cantidad diaria recomendada pero, a diferencia de lo que ocurre con la vitamina B12, se trata de un compuesto muy lábil y fácilmente destruido por la temperatura. Por ello, el aprovechamiento del folato existente en una dieta es máximo sólo cuando los vegetales y las verduras se toman en estado fresco.
Una de las causas del déficit de folato es el aumento del requerimiento, que puede observarse tanto en situaciones fisiológicas como patológicas, destacando entre las primeras las situaciones de crecimiento, como la infancia y la adolescencia, y también el embarazo y la lactancia.

TRATAMIENTO.FARMACOLÓGICO: Para el tratamiento de este tipo de anemia se necesita la administración de 5mg/día de ácido fólico por vía oral durante 4 meses o hasta la recuperación de los valores normales del cuadro hematológico.
TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO: Se necesita la ingesta abundante de verduras y fruta en estado fresco.

DÉFICIT DE VITAMINA B12
Los alimentos ricos en vitamina B12 (cobalamina) son la carne y las vísceras y, en menor medida, la leche y los huevos.

Las causas más frecuentes de anemia por déficit de esta vitamina son adquiridas, habitualmente por malabsorción debida a alteraciones gástricas o del intestino delgado, o por por aumento del requerimiento, como sucede en los so- brecrecimientos bacterianos o parasitosis intestinales.
Existe en el hígado una importante reserva corporal de cobalamina y, dado que los requerimientos diarios normales son muy pequeños, resulta difícil desarrollar una deficiencia de cobalamina únicamente a partir de una dieta deficiente.

TRATAMIENTO
El déficit de vitamina B12 es de instauración lenta y, por ello, rara vez requiere de un tratamiento urgente; sin embargo, debe iniciarse inmediatamente después del diagnóstico, ya que las alteraciones neurológicas asociadas a esta deficiencia pueden tener carácter irreversible.
Debido a que esta anemia se suele producir por un defecto en su absorción, el tratamiento es fundamentalmente la administración de cianocobalamina o hidroxicobalamina por vía parenteral.

Fuentes:

Panizo Santos C, Cuesta Palomero B. Terapéutica de las anemias.
En: Terapéutica farmacológica de los trastornos cardiovasculares, renales y hematológicos. Madrid: Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos; 2012
NUTRICION Y ALIMENTACION HUMANA (2 T.): (T. I) NUTRIENTES Y ALIME NTOS; (T. II) SITUACIONES FISIOLOGICAS Y PATOLOGICAS
JOSE MATAIX VERDU , ERGON, 2009

Panizo Santos C, Cuesta Palomero B. Terapéutica de las anemias.
En: Terapéutica farmacológica de los trastornos cardiovasculares, renales y hematológicos. Madrid: Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos; 2012
NUTRICION Y ALIMENTACION HUMANA (2 T.): (T. I) NUTRIENTES Y ALIME NTOS; (T. II) SITUACIONES FISIOLOGICAS Y PATOLOGICAS
JOSE MATAIX VERDU , ERGON, 2009

ÁCIDO FÓLICO ¿ÚTIL PARA LA PREVENCIÓN PRIMARIA DE UN ACCIDENTE CEREBROVASCULAR, INFARTO DE MIOCARDIO….?

INFARTO DE MIOCARDIO

El ácido fólico o vitamina B9 es una vitamina hidrosoluble utilizada para el tratamiento de algunas anemias.También se utiliza en embarazadas como prevención para espina bífida y anencefalia. Nuevas investigaciones de esta molécula pueden posicionarla como una terapia fundamental para la prevención de accidentes cardiovasculares.

En un estudio muy reciente en The Journal American Medical Association se evalúa la hipótesis de que la combinación enalapril + ácido fólico es más efectivo que enalapril como monoterapia para la prevención de un primer accidente cerebrovascular  en pacientes con hipertensión en China

Hablamos de un estudio doble ciego con más de 20.000 participantes. Por un lado el grupo tratamiento recibía 10 mg de enalapril + 0,8 mg ácido fólico. Por otro lado el grupo control recibía 10 mg de enalapril.

Después de 4.5 años de estudio en los resultados destacamos:

Se observó aproximadamente un 20% menos de posibilidades de sufrir un primer accidente cerebrovascular  en el grupo tratamiento respecto al grupo control.

Se observó un menor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico respecto al grupo control (2,2% vs 2,8%)

También se observó menos riesgo de sufrir eventos cardiovasculares como infarto de miocardio, muerte cardiovascular,…. respecto al grupo control (3,1% vs 3,9%).

En pacientes hipertensos sin una historia de infarto de miocardio o accidentes cerebrovasculares, el uso combinado de enalapril y ácido fólico en comparación con sólo enalapril disminuyó significativamente el riesgo de sufrir un primer accidente cerebrovascular. 

Fuente:   

Efficacy of Folic Acid Therapy in Primary Prevention of Stroke Among Adults With Hypertension in China: The CSPPT Randomized Clinical Trial.

Huo Y1, Li J1, Qin X2, Huang Y3, Wang X4, Gottesman RF5, Tang G6, Wang B2, Chen D7, He M8, Fu J9, Cai Y10, Shi X9, Zhang Y1, Cui Y11, Sun N12, Li X13, Cheng X14, Wang J15, Yang X16, Yang T17, Xiao C18, Zhao G19, Dong Q20, Zhu D21, Wang X22, Ge J23, Zhao L24, Hu D12, Liu L25, Hou FF26; CSPPT Investigators.

Un antidepresivo (paroxetina) podría mejorar la insuficiencia cardíaca inhibiendo la GRK2.

Insuficiencia_cardiaca

La insuficiencia cardíaca (IC) es una enfermedad crónica caracterizada por la incapacidedad del corazon para bombardear correctamente la sangre. Esta incapacidad se traduce en que el corazón es incapaz de abastecer correctamente a los órganos de sangre.

Es una enfermedad incurable y que genera un gran coste a los diferentes sistemas sanitarios ya que cada paciente requiere un tratamiento que generalmente es caro. Esta característica hace que la insuficiencia cardíaca sea una de las enfermedades con más incidencia y repercusión en la salud global de la población, ya que su control y prevención suponen un ahorro muy importante en los sistemas sanitarios.

Se sabe que en la insuficiencia cardíaca la proteína G, el receptor GPCR y la quinasa 2 GRK2 juegan un papel importante en los corazones afectados por una insuficiencia. Se cree que una mayor actividad de la quinasa GRK2 genera unos defectos de señalización que terminan en la muerte de miocitos.

En un estudio publicado recientemente en la revista Science se pudo comprobar que la paroxetina  (antidepresivo que actúa inhibiendo la recaptación de serotonina – ISRS) podría inhibir la quinasa GRK2 y otras quinasas GRK. En este estudio se trató a ratones 2 semanas después de sufrir  un infarto de miocardio (IM)  durante 4 semanas con paroxetina. Estos ratones se compararon con otros que fueron tratados con fluoxetina (no inhibe la GRK2). El grupo de ratones tratados con paroxetina mostró una mejoría considerable en las funciones ventriculares, así como en su estructura, llegándose incluso a revertir ciertas características propias de la insuficiencia cardíaca.  El uso de ratones modificados geneticamente pudo confirmar que esta mejoría venía mediada por la inhibición de GRK2. En este estudio se encontró que los efectos beneficiosos de la  paroxetina fueron incluso mejores que con β-bloqueante, terapia usada habitualmente en IC.

Estos datos demuestran que la inhibición mediada por paroxetina de GRK2 mejora la función cardiaca después de un IM y representa una vía nueva de uso para este fármaco, así como un punto de partida para diseñar moléculas que tengan como diana farmacéutica la inhibición de GRK2.

Fuente:  S. M. Schumacher, E. Gao, W. Zhu, X. Chen, J. K. Chuprun, A. M. Feldman, J. J. G. Tesmer, W. J. Koch, Paroxetine-mediated GRK2 inhibition reverses cardiac dysfunction and remodeling after myocardial infarction. Sci. Transl. Med. 7277ra31 (2015).