Caída del pelo ¿Qué puedo hacer? Causas y tratamiento de la alopecia


ALOPECIA

La alopecia es la pérdida patológica de pelo y tiene distintas formas de aparición. La calvicie común es el tipo más frecuente de pérdida de pelo en ambos sexos.

CLASIFICACIÓN DE LA ALOPECIA.

Hay muchas clasificaciones de la alopecia según el objetivo planteado. Sólo vamos a comentar las causas más frecuentes de caída o pérdida de pelo.

a) Alopecias congénitas: son raras y pueden formar parte de síndromes malformativos
b) Alopecias cicatriciales: son raras también. En ellas determinadas enfermedades inflamatorias de la piel provocan un aspecto atrófico de la piel del cuero cabelludo donde no hay folículos
c) Alopecias por efluvio telogénico
d) Alopecias por miniaturización del folículo (o alopecias androgénicas o calvicie común)
e) Alopecias por detención del folículo en la fase de crecimiento o anágena (alopecia areata)

Vamos a tratar únicamente la clínica de la alopecia androgénica masculina y femenina, que son las más frecuentes:
1. Alopecia androgénica masculina. Las dos manifestaciones principales de la pérdida de pelo de patrón masculino son el retroceso de la línea de implantación pilosa frontal y la calvicie de la coronilla. Con el tiempo, puede haber coalescencia de la pérdida de pelo, que deja un reborde de crecimiento normal en las partes laterales y posterior del cuero cabelludo. Hay distintos grados en función de la extensión de la pérdida de pelo.

2. Alopecia androgénica femenina. Por lo general, la pérdida de pelo de patrón femenino tiene un carácter más difuso que la calvicie masculina. Se observa una reducción típica de la densidad pilosa de la coronilla y el cuero cabelludo frontal, con conservación de la línea pilosa frontal. Puede comenzar con desprendimiento piloso excesivo y pérdida de volumen del pelo antes de que se observe una disminución evidente de la densidad pilosa.

CAUSAS DE LA ALOPECIA.

En estudios realizados hasta ahora, se ha observado que pueden influir tres factores en la alopecia androgénica:

1. Herencia. Aunque la importancia de la herencia en la aparición e intensidad de este tipo de calvicie es indiscutible, todavía no se conoce exactamente la forma en que influye. Esperemos que con el estudio del genoma puedan determinarse los genes que participan en el proceso, lo cual, sin duda, se traducirá en el diseño de nuevos tratamientos más eficaces que los actuales.

2. Envejecimiento. Es evidente que la calvicie se manifiesta de forma más intensa y frecuente en los varones con la edad.

3. Andrógenos: En los varones con alopecia androgénica, la producción de andrógenos no es mayor que en los que no la tienen, pero sí se ha demostrado que en la zona de la piel donde está el pelo hay un aumento de la 5-α-reductasa que convierte los andrógenos suaves en otros más potentes. Muchos pacientes establecen una relación entre su alopecia y el grado de estrés al que están sometidos. Esto es debido a que el estrés genera un aumento de la producción de andrógenos que explicaría esa relación.

En las mujeres, la alopecia es multifactorial, pudiendo ser andrógeno-dependiente o independiente.

– Puede deberse a un exceso de andrógenos centrales y periféricos y/o a un fallo de la transformación hormonal en el folículo, además de a una predisposición genética.

– Cuando se produce una alopecia femenina andrógeno-independiente puede ser como consecuen- cia de otros cambios hormonales sistémicos como, por ejemplo, disminución del estradiol. La influencia de los regímenes hipocalóricos, con déficit de biotina, zinc, vitamina B12, hierro, ferritina, etc., está aún en discusión, pero no debe olvidarse que la actuación hormonal sobre el crecimiento folicular está influenciada por fármacos, por la nutrición, por diversas enfermedades y por el estrés, y que estas situaciones pueden conducir a la alopecia.

TRATAMIENTO DE LA ALOPECIA.

Existen tratamientos para la alopecia, pero se debe informar a los pacientes de que ninguno de ellos restablecerá el crecimiento del pelo para que alcance su densidad prepuberal y que, aunque es posible cierta recuperación, el objetivo principal, por lo menos de los tratamientos médicos, es prevenir la progresión.

TIPOS DE TRATAMIENTO

En varones hay dos fármacos autorizados para combatir la pérdida de pelo: el minoxidilo y la finasterida. Es necesario esperar al menos 6 meses para valorar la eficacia, y se debe continuar el tratamiento para mantener la respuesta.
En la mujer se pueden utilizar minoxidilo y anti- andrógenos. También se requiere una valoración de cho tratamiento para mantener la respuesta.

TRATAMIENTO EN HOMBRES

1. Minoxidilo (Alopexy®, Dinaxcinco®, Dinaxyl capilar®, Lacovin®, Minoxidil Viñas®, Regaxidil®): es un vasodilatador periférico potente. El mecanismo de acción por el que estimula el crecimiento capilar no está bien establecido, pero se atribuye al incremento del flujo sanguíneo cutáneo como consecuencia de su efecto vasodilatador, a la estimulación del paso de los folículos pilosos en fase telógena (de reposo) a la fase anagénica (de crecimiento) y a la estimulación de las células de los folículos capilares.

Su actividad también se relaciona con el mantenimiento de la red vascular de la dermis y mejora los vasos que riegan el folículo piloso, incrementando la expresión del factor de crecimiento vascular endotelial (VEGF)

Estudios clínicos mostraron que hasta el 60% de los varones presentan mejoría de la calvicie de la coronilla con minoxidilo 5% solución, con un aumento de la densidad pilosa del 10-12%. Las tasas de respuesta con minoxidil al 2% son más bajas.

La mayoría de los fracasos del tratamiento con minoxidilo son provocados por el mal uso. Es preciso aplicarlo una o dos veces al día, utilizando 2 ml (unas 30 gotas) y mantenerlo en el tiempo. Se recomienda un masaje suave.

En ocasiones, la loción de minoxidilo causa irritación del cuero cabelludo, debida casi siempre al propilenglicol del vehículo. Si se aplica más cantidad del fármaco y en otras zonas distintas al cuero cabelludo, puede aparecer hipertricosis (crecimiento del pelo en zonas no deseadas), que desaparece cuando se suspende el tratamiento. También puede originar des- camación, prurito, sequedad y cefaleas, que son más constantes conforme se aumenta la dosis. Raras veces provoca dermatitis de contacto alérgica.

2. Finasterida (EFG , Alocare®, Celganol® , Lambdaxel®, Maxpil® , Propecia®). Este medicamento es un inhibidor de la 5-α reductasa de tipo 2, con lo que reduce los niveles de dihidrotestosterona. Se ha demostrado que aumenta el cabello anagénico o en crecimiento en varones con alopecia androgénica. Una dosis oral de 1 mg/día previene la progresión de la alopecia en la mayoría de los varones, y después de 2 años de tratamiento, alrededor de dos tercios muestran cierta mejoría del crecimiento del pelo. Cualquier beneficio se pierde dentro de los 12 meses después de suspender el tratamiento.

Aunque infrecuentes, los efectos secundarios no deseados son muy variables. La experiencia acumulada a lo largo de los años en el tratamiento de pacientes urológicos habla de la alta seguridad del medicamento a largo plazo. Se ha descrito disminución de la líbido en el 1,8%, dificultad de la erección en el 1,3% y disminución de la eyaculación en el 0,8% de los pacientes tratados con dosis de 1mg/día. Estos efectos adversos desaparecen en más de la mitad de los casos sin necesidad de suspender el tratamiento. No disminuye la formación de espermatozoides y no se elimina por el semen. También se han descrito, en muy pocos casos: dolor testicular, abdominal, cansancio, dolor de cabeza, náuseas, lesiones en la piel, afectación muscular importante y ginecomastia, entre otros.

El tratamiento debe suspenderse si aparecen efectos secundarios o cuando no existe respuesta tras un año de utilización.

En la práctica clínica se suelen combinar el minoxidilo y la finasterida sistémica, pese a la ausencia de estudios clínicos formales sobre la eficacia de esta combinación.

3. Otros tratamientos. Comentaremos otras posibilidades que no han demostrado de forma fehaciente su utilidad, por lo que no se puede recomendar “científicamente” su uso. Citaremos solo algunas:

a) Dutasterida (Avidart®): es como la finasterida, un inhibidor de la 5-α-reductasa que se ha autorizado en España para el tratamiento de los síntomas moderados a graves de la hiperplasia benigna de próstata. De momento, no está indicado para el tratamiento de la alopecia androgénica masculina.

b) Serenoa repens y Serenoa serrulata: son extractos vegetales que se emplean por vía tópica (aplicándolos sobre la piel) y vía oral y que incluyen sustancias con efecto inhibidor sobre la 5-α-reductasa y los antagonistas de los receptores androgénicos, pero los estudios sobre su eficacia no son concluyentes.

c) Zinc: se ha demostrado que la ingesta de zinc afecta a los niveles hormonales y disminuye la producción de andrógenos potentes. En aplicación tópica el zinc se ha usado con éxito en el tratamiento del acné, pero no existen estudios publicados suficientes que avalen su eficacia en el tratamiento de la alopecia androgénica masculina.

d) Aminoácidos: en general, son de gran utilidad cuando existen deficiencias de estas sustancias en el organismo, pero de eficacia no probada cuando sus niveles son normales. Se han usado solos o asociados, formando parte de “suplementos alimenticios” o medicamentos. La arginina juega un papel importante en el crecimiento del cabello, y en la actualidad se está empleando en el tratamiento de la alopecia. No existen dosis estandarizadas ni trabajos de alta calidad científica que demuestren su eficacia. La cistina, esencial para la síntesis de la queratina, es otro aminoácido que forma parte de la composición de varios productos empleados en el tratamiento general de las alopecias y la fragilidad ungueal relacionadas con un aporte deficiente. También se han empleado suplementos de biotina y ácido fólico, elementos necesarios para el crecimiento del pelo, pero su administración a dosis muy altas no resulta eficaz. La suplementación con vi- taminas o aminoácidos no es eficaz sino en situaciones de deficiencia.

e) Ketoconazol: es un antifúngico imidazólico (inhibe la síntesis del ergosterol) pero a dosis altas también drógenos, lo cual le confiere cierta actividad antiandrogénica. Se ha propuesto el empleo de un champú de ketoconazol al 25% como complemento al tratamiento con finasterida con el fin de complementar la inhibición de la 5-α-reductasa.

TRATAMIENTO EN MUJERES

1. Minoxidilo. Estudios clínicos sobre solución tópica de minoxidilo en la pérdida de pelo de patrón femenino revelaron un aumento medio de la densidad del 10 al 18%. Por ahora en Estados Unidos sólo está aprobada la formulación al 2% en las mujeres. Como en los varones, se obtiene una respuesta mejor cuando el tratamiento se indica en un estadio temprano de alopecia. Se requiere tratamiento continuo para mantener la respuesta.

Hay que recordar que no se recomienda en el embarazo, ya que no hay suficientes datos disponibles sobre su efecto en esta población. El minoxidilo oral se excreta en la leche materna; sin embargo, la Academia Americana de Pediatría considera el minoxidilo tópico compatible con la lactancia.

2. Antiandrógenos. El acetato de ciproterona (Androcur®) está autorizado en mujeres para tratar manifestaciones graves de androgenización como, por ejemplo, un hirsutismo muy intenso o la alopecia androgénica severa, a menudo acompañada de cuadros graves de acné y/o seborrea. Las mujeres en edad fértil deben adoptar medidas anticonceptivas mientras reciben tratamiento antiandrogénico, debido al riesgo de feminizar un feto masculino.

3. Finasterida. Todavía no se conoce el veredicto final sobre si la finasterida sistémica también puede ser, o no, una opción terapéutica para mujeres posmenopáusicas con alopecia androgénica. Pequeñas series de casos informaron de la mejoría del crecimiento piloso en mujeres posmenopáusicas con hiperandrogenismo y en mujeres más jóvenes. Las mujeres en edad fértil deben adoptar medidas anticonceptivas durante el tratamiento con finasterida, por el riesgo de feminización de un feto masculino.

4. Otros tratamientos:
Aminoácidos y minerales: ya hemos destacado la arginina, la cistina, la biotina, el ácido fólico y el zinc.
Hierro: en ferropenias ligadas a anemia, a las pérdidas sanguíneas menstruales, por el parto o, simplemente, por falta de asimilación de condicionamiento genético, será necesario aportar hierro. Cuando hay pérdidas importantes, la ferritina que se encuentra en los folículos en crecimiento es liberada al suero a fin de atender necesidades en otros órganos más impor- tantes, como la médula ósea, y, en consecuencia, esos folículos entran en fase de telógena o reposo, produciéndose poco tiempo después la caída del pelo

Anuncios

Un comentario en “Caída del pelo ¿Qué puedo hacer? Causas y tratamiento de la alopecia

  1. mi marido toma sintron 1mg sufre de riñon corazon hipotiroídismo me gustaria de saber cual seria su diéta recomendada gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s