Acenocumarol (Sintrom) y Warfarina (Aldocumar). Anticoagulantes orales derivados cumarínicos.


INR ANTICOAGULANTES ORALES
Estos anticoagulantes son derivados de la cumarina, con una estructura similar a la vitamina K. Son productos sintéticos derivados de la 4-hidroxicumarina. En este grupo destacamos la cumadina o warfarina (ALDOCUMAR), usada fundamentalmente en los Estados Unidos y los países anglosajones, y el acenocumarol (SINTROM), que es el cumarínico más utilizado en nuestro país y en otros muchos de Europa.

Los derivados cumarínicos bloquean la acción de una reductasa que transforma la vitamina K1 epóxido (inactiva) en una forma hidroquinona (activa) en los microsomas del hígado. Esta vitamina es un cofactor en la γ-carboxilación de los ácidos glutámicos de los factores II, VII, IX y X y de las proteínas anticoagulantes Cy S. La falta de carboxilación de estos glutamatos hace que los factores sean inactivos e incapaces de unirse al calcio. El descenso que producen los anticoagulantes orales sobre los niveles plasmáticos de los factores de coagulación depende de la semivida de cada factor: factor VII y proteína C (6 horas), IX (24 horas), X (30-40 horas) y II (60 horas). La inhibición completa de todos los factores se aprecia aproximadamente a la semana de iniciar el tratamiento, por lo que no debe controlarse su efectividad antes de este periodo. Durante este tiempo, los pacientes pueden tener riesgo de tromboembolismo, por lo que es beneficiosa la administración simultánea de heparina y anticoagulantes orales durante un periodo mínimo de 3-5 días en el tratamiento de la tromboembolia venosa (TEV). Por otra parte, el hecho de que el descenso de las proteínas C y S se produzca mucho antes que el de los factores II y X puede explicar la aparición de cuadros de necrosis cutánea en los pacientes con déficit de estas proteínas durante los primeros días del tratamiento con anticoagulantes orales.

INDICACIONES DE LOS ANTICOAGULANTES ORALES CUMARÍNICOS

Las principales indicaciones del tratamiento con anticoagulantes orales cumarínicos, son mantener el INR (international normalized ratio) en los márgenes adecuados según la patología.

Expliquemos el INR. La prueba de laboratorio que se utiliza para controlar el tratamiento anticoagulante oral es el tiempo de protrombina (TP). El TP tiene la ventaja de evaluar el funcionamiento de 3 de los 4 factores inhibidos (VII, X y protrombina) de forma precisa, y se expresa en forma de INR. El nivel de INR terapéutico para la mayoría de las enfermedades que requieren tratamiento anticoagulante está entre 2,0 y 3,0, aunque la cifra exacta depende de la situación clínica.

La dosis del fármaco debe ajustarse según el INR, por las variaciones del efecto anticoagulante obtenido en un mismo paciente (enfermedades asociadas, interacción con otros fármacos, etc.). El riesgo de sangrado y el beneficio obtenido de la terapia dependen del estricto seguimiento de la pauta de dosificación señalada por el especialista.

La primera de estas indicaciones es el tratamiento del TEV (con INR = 2-3) Tanto en pacientes con TVP como en aquellos con embolia pulmonar (EP), el tratamiento inicial con HNF o HBPM debe ser continuado con un periodo de profilaxis secundaria con anticoagulantes orales para prevenir la recurrencia del TEV. La duración adecuada del tratamiento con anticoagulantes depende del balance entre riesgo de recurrencia del TEV y riesgo de complicaciones hemorrágicas.

Una indicación también importante es la prevención del embolismo de origen cardiaco en diversas situaciones (con INR = 2-3), tales como pacientes con prótesis valvulares, fibrilación auricular asociada a valvulopatía mitral o de origen no valvular asociada a diversos factores de riesgo (hipertensión, edad, disfunción ventricular o dilatación auricular), enfermedad mitral importante sin fibrilación auricular, embolia arterial previa y miocardiopatía dilatada. En todas ellas, los derivados cumarínicos han demostrado ser el tratamiento de elección. En el caso de las prótesis valvulares cardiacas mecánicas (INR = 2,5-3,5), puede ser aconsejable asociar AAS en dosis bajas al tratamiento con anticoagulantes orales, sobre todo cuando, pese a estar en niveles correctos de anticoagulación, el paciente sufre un episodio embolígeno.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS DE LOS ANTICOAGULANTES CUMARÍNICOS.

Los anticoagulantes orales son fármacos con un estrecho margen terapéutico, posibilidad de numero- sas interacciones con otros fármacos o alimentos, complicaciones potenciales y graves (hemorragias, trombosis) y con una amplia variabilidad inter- e intra- individual.

Respecto a los alimentos que pueden interaccionar con estos anticoagulantes visita nuestra entrada “¿Qué puedo comer si estoy en tratamiento con anticoagulantes?” (https://botiquindesalud.com/2014/04/13/que-puedo-comer-si-estoy-en-tratamiento-con-anticoagulantes-sintrom-acenocumarol-aldocumar-warfarina/)

Y respecto a los medicamentos las interacciones más destacadas se darían con

ACIDO ACETILSALICIÍLICO (ASPIRINA,ADIRO,TROMALYT)
METAMIZOL (NOLOTIL)
GLUCOSAMINA
CELECOXIB (CELEBREX)
OMEPRAZOL
CARBAMAZEPINA
HALOPERIDOL
PAROXETINA
PROPRANOLOL (SUMIAL)
ESPIRINOLACTONA (ALDACTONE)
CLORTALIDONA (HIGROTONA)
INDAPAMIDA (TERTENSIF)
LOVASTATINA, SIMVASTATINA, FLUVASTATINA
GEMFIBROZILO (LOPID)
AZITROMICINA (ZITROMAX)
ERITROMICINA (PANTOMICINA, ERITROGOBENS)
CLINDAMICINA (DALACIN)
CIPROFLOXACINO Y NORFLOXACINO

REACCIONES ADVERSAS  DE LOS ANTICOAGULANTES DERIVADOS CUMARÍNICOS

El principal, y casi único, efecto adverso de los derivados de la cumarina es, como en el caso de la heparina, la aparición de complicaciones hemorrágicas (sobre todo intestinales o cerebrales). Este riesgo está en relación con la intensidad de la terapéutica anticoagulante, encontrándose sistemáticamente que es de 2 a 5 veces mayor en los pacientes con INR entre 3,0 y 4,5 que en aquellos que se mantienen en márgenes entre 2,0 y 3,0.

En raras ocasiones, puede aparecer necrosis cu- tánea. El efecto se atribuye a la inhibición de la biosíntesis de anticoagulantes vitamina K-dependientes (proteína C), cuya semivida de eliminación es más corta que la de los factores de la coagulación depen- dientes de la vitamina K; esto provoca un estado de hipercoagulabilidad paradójico, con trombosis de los vasos pequeños y necrosis cutánea por isquemia.

Efectos adversos de aparición muy poco frecuente son la alopecia y la ocasional aparición de reacciones alérgicas.

Los anticoagulantes orales derivados cumarínicos (SINTROM Y ALDOCUMAR) son teratógenos y pueden producir alteraciones en el desarrollo de los huesos, fenómeno que se relaciona con su unión a la osteocalcina, una proteína dependiente de la vitamina K. La prevalencia de esta anomalía es del 6%. Los anticoagulantes orales, sobre todo cuando se administran de forma crónica, pueden inducir osteoporosis al aumentar la actividad de los osteoclastos, lo que conlleva un descenso de la masa ósea.

Si quieres saber más acerca de los anticoagulantes visita:

¿Qué es un anticoagulante? https://botiquindesalud.com/2015/04/21/acenocumarol-sintrom-warfarina-aldocumar-heparinas-clexane-fraxiparina-rivaroxaban-xareltoapixaban-eliquisdabigatran-pradaxa-que-es-un-anticoagulante/

¿Qué puedo comer si estoy en tratamiento con anticoagulante?https://botiquindesalud.com/2014/04/13/que-puedo-comer-si-estoy-en-tratamiento-con-anticoagulantes-sintrom-acenocumarol-aldocumar-warfarina/

Heparinas (https://botiquindesalud.com/2015/04/21/enoxaparina-clexane-nadroparina-fraxiparina-hemiparina-hibor-hepadren-tinzaparina-innohep-dalteparina-fragmin-todo-lo-que-hay-que-saber-de-las-heparinas/

Anticoagulantes inhibidores directos de la trombina (dabigatrán –  PRADAXA) https://botiquindesalud.com/2015/04/21/inhibidores-directos-de-la-trombina-dabigatran-pradaxa-e-inhibidores-directos-del-factor-xa-rivaroxaban-xarelto-y-apixaban-eliquis/

Anticoagulantes inhibidores directos del factor Xa (rivaroxabán -XARELTO y apixabán -ELIQUIS) https://botiquindesalud.com/2015/04/21/inhibidores-directos-de-la-trombina-dabigatran-pradaxa-e-inhibidores-directos-del-factor-xa-rivaroxaban-xarelto-y-apixaban-eliquis/

Fuente

Benedí González J, Iglesias Peinado I, Fármacos anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios y antitrombóticos. Fármacos antihemorrágicos (CGCOF).

Anuncios

Un comentario en “Acenocumarol (Sintrom) y Warfarina (Aldocumar). Anticoagulantes orales derivados cumarínicos.

  1. Tiene efectos colaterales si se toman por mucho tiempo llevó cinco años tomando acenocumarol ahora padesco muy seguido ácido úrico tiene algo que ver gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s