¿Cómo me tomo mi medicación? Cronofarmacología (o Cronoterapéutica), Cronobiología y Cronopatología I


Reloj-de-Pastillas-para-Adelgazar1

¿Esta pastilla me la tomo por la mañana? ¿O esta pastilla me la tomo por la noche?….. En las próximas dos entradas vamos a intentar explicar qué es la cronofarmacología, y por tanto cuál es el mejor momento para tomar la medicación de las principales patologías.

Esta entrada es muy extensa. Así que la vamos a dividir en dos partes. En la primera explicaremos qué es la cronobiología y la cronopatología. Y en la segunda entrada explicaremos qué es la cronofarmacología (o cronoterapéutica).

La CRONOBIOLOGÍA es la disciplina que estudia los ritmos biológicos, esto es, las variaciones de las funciones biológicas en el curso del tiempo. Los ritmos biológicos más estudiados y de mayor importancia son los ritmos circadianos, es decir, aquellos que se producen a lo largo de las 24 horas del día. Muchos parámetros biológicos como por ejemplo presión arterial, agregación plaquetaria, secreción hormonal, motilidad gastrointestinal, temperatura corporal presentan variaciones circadianas alcanzando su valor máximo o acordase en un momento determinado del día.

La CRONOPATOLOGÍA se podría definir como las diferencias temporales en la susceptibilidad y/o resistencia del individuo a manifestar los síntomas de una enfermedad. A continuación explicamos la cronopatologías de algunas de las enfermedades más comunes:

Cronopatología de la presión arterial: Los valores de presión arterial presentan dos picos diurnos uno a las 9 y otro a las 18h, una pequeña caída en el comienzo de la tarde y una reducción más pronunciada durante la noche, que alcanza su valor más bajo a las 3 am. Estos cambios son paralelos a los de las resistencias vasculares periféricas. La mayoría de los hipertensos presentan un ritmo circadiano de la presión arterial similar al de los normotensos, disminuyendo sus cifras tensionales durante el sueño; los pacientes que presentan esta reducción tensional durante la noche se califican de dippers. Sin embargo, algunos hipertensos (en particular, aquellos con hipertensión arterial secundaria) no presentan la disminución nocturna típica de la presión arterial; estos pacientes, denominados non-dippers, presentan una mayor incidencia de alteraciones en los órganos diana (hipertrofia cardiaca, microalbuminuria, accidentes cerebrovasculares), particularmente las mujeres caucásicas.

Cronopatología de la agregación plaquetaria: La agregación plaquetarias y los niveles plasmáticos de fibrinógeno alcanzan su máxima actividad tras despertar y adoptar la postura erecta, disminuyendo a continuación hasta alcanzar su nadir en las primeras horas de la noche. El simple hecho de levantarse, incluso sin realizar actividad física, aumenta la agregación plaquetaria; es decir, que es la actividad física, y no la hora de despertarse, la responsable de dicho aumento.

Cronopatología de la isquemia miocárdica: El comienzo de los síntomas (por ejemplo, dolor precordial), la duración de los episodios isquémicos (angina de pecho) y la incidencia de infarto de miocardio transmural (IM con ondas Q en el electrocardiograma) muestran un ritmo circadiano, siendo máxima su presencia a primeras horas de la mañana (entre las 6 y las 12 a.m.), con un segundo pico, de menor magnitud, entre las 5 y las 9 p.m.; por el contrario, su incidencia disminuye y alcanza su nadir durante el periodo del sueño, entre las 3 y las 5 a.m. Sin embargo, el infarto no transmural (sin onda Q) muestra una distribución uniforme de los episodios durante las 24 horas. El ritmo circadiano cambia en pacientes con un IM previo, de tal forma que disminuye la incidencia matutina, posiblemente como con- secuencia de la administración de bloqueantes beta-adrenérgicos y antiagregantes plaquetarios en este grupo de pacientes.

Accidentes cerebrovasculares: La incidencia de los ictus isquémico/hemorrágico, infartos cerebrales, accidentes cerebrovasculares y ataques isquémicos transitorios es más frecuente entre las 8 y las 12 a.m. que a otras horas del día. Sin embargo, los ictus trombótico y lacunar aparecen con mayor frecuencia que el ictus embólico durante el sueño.

Cronopatología de lípidos plasmáticos: Los niveles de colesterol total y LDL alcanzan su valor máximo a primera hora de la mañana.

Cronopatología del ASMA: Los ataques de ASMA aparecen con mayor frecuencia por la noche (entre 4 y 7 am) posiblemente debido a:

– Aumenta la sensibilidad del músculo liso bronquial a sustancias broncoconstrictoras (acetilcolina, histamina y alérgenos).
– El tono vagal y los niveles plasmáticos de histamina aumentan durante la noche y alcanzan su máximo a las 4 a.m.
– Los niveles plasmáticos de cortisol son más bajos en las primeras horas de la madrugada.
– Los niveles de AMPc, mediador de las respuestas broncodilatadoras de los agonistas β2-adrenérgicos, son máximos a la 1 p.m. y mínimos a las 4 a.m.

Cronopatología de la artritis reumatoide: Los síntomas (dolor, rigidez,….) empeoran por la mañana con el inicio de la actividad diaria del paciente.

Cronopatología de la úlcera péptica : La secreción ácida gástrica es máxima entre las 9 y las 12 pm y mínima por la mañana. Así las molestias y dolores epigastrios suelen comenzar o empeorar en las primeras horas del sueño.

En la próxima entrada explicaremos qué es la cronofarmacología y terminaremos de resolver las dudas acerca del mejor momento para tomarse la medicación.

Fuente: Juan Tamargo Fernandez. “Cronofarmocología”. En Fundamentos de la Terapia medicamentosa (CGCOF, 2011)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s